Dentro de los signos de fuego, eres quizás el menos impulsivo de los tres, evidentemente dentro de esa impulsividad extrema que caracteriza al fuego. Por eso, también, eres de los que más cosas guarda dentro Sagi, de los que más se traga comentarios que después te arrepientes de no haber soltado cuando sabes que debías hacerlo. Te duele no sentir que también te cuidan a ti.

Pierdes el culo por la gente que te importa, es simplemente escuchar que te llaman y ahí estás como una bala Sagi, la/el primera/o, tratando de ayudar en todo lo que puedes.

Pero cuando es al revés, parece que todo se tuerce un poco más. No te valoran de la misma forma, tú lo ves, pero en vez de decirlo, te callas y te lo comes, no lo comentas porque piensas que puedes aguantarlo. Y claro que lo harás: una, dos y tres veces Sagi, pero tendrás que tener cuidado porque al final las decepciones pesan, y más de lo que imaginas.

Te puede interesar: Esto es lo que hace poderoso a Sagitario

Cuando no recibes agradecimientos por lo que haces, algo en ti se rompe. A ver, estás acostumbrada/o a que muchas personas no lo hagan pero te duele cuando son las que quieres las que no lo hacen. Trabajas duro por conseguir tus metas pero más duro trabajas por hacer feliz a los que quieres Sagitario. A veces, sólo es un “gracias por estar ahí” lo que necesitas. A veces con sólo eso serías la persona más feliz del universo.