Eres un signo de tierra Virgo y a pesar de que no demuestras con hechos ni con expresiones que algo te está haciendo daño, hay muchas cosas que te lo hacen, más de las que el mundo se cree. La distancia entre las personas que te quieren y tú es algo demasiado doloroso para ti. Muchas veces te encantaría expresarte y decir todo lo que tienes dentro, todo lo que se te pasa por la mente.

Sabes que has perdido muchas cosas por no hacerlo, sabes que te has hecho muchísimo daño a ti misma/o por no decírtelo Virgo. En el fondo, quizás sea una de las cosas que más tienes que trabajar.

Eres muy honesta/o y no te gusta hacer daño a los demás. A veces crees que cuanto menos digas o hables de algo menos daño te hará.

Pero en tu caso Virgo, casi pasa más bien al contrario. Tienes que soltarlo todo para que al menos tu cuerpo se libere. Porque tú no olvidas, y eso debes recordarlo siempre. Y si no olvidas estará dentro de ti todo el tiempo. Te hace daño que haya fantasmas que vuelven a tu vida cuando menos te lo esperas. Cosas del pasado que ya habías enterrado por fin. Eso te descuadra muchísimo.

Te puede interesar: Esto es lo que hace poderoso a Virgo

Te duele perder a gente sin tener ni idea de por qué te pasa. Te molesta enormemente no entenderlo todo, no saber por qué te pasan a ti determinadas cosas cuando haces el bien, cuando no deseas mal a nadie… Te duele no poder controlarlo todo y depender de los demás, depender de sí, que no tengan nada claro, que te mareen, que no sean sinceros. Ser Virgo a menudo es complicado, ser la cabecita de Virgo a menudo es MUY DIFÍCIL.