POR QUÉ NUNCA TE SUPERARÁN ESCORPIO

Que la gente no pueda superarte y que se indigne por ello, al igual que un adicto al chocolate cuando no hay chocolate, no te pilla de sorpresa Escorpio. Para superarte no basta con nacer siendo Escorpio. Para llegar a la suela de tus zapatos hace falta mucho más que un milagro caído del cielo y una buena dosis de suerte en estado puro. Para poder sentirse más que tú, primero antes que nada, hay que pensar la estupidez que se pretende llevar a cabo. ¿Superar a Escorpio? ¿De verdad es posible? No, no lo es. Cuando todos van, tú vienes de vuelta.

Eres una persona muy luchadora que puede conseguir prácticamente todo lo que se proponga, actúas con la cabeza muy fría cuando se trata de alcanzar el éxito y tienes la habilidad de convertir en realidad lo que empezó siendo un pequeño sueño.

De eso se trata Escorpio, que tú eres capaz de materializar ilusiones con esfuerzo del bueno y eso no se puede superar. No se puede llegar a ser como tú, porque tu alma es única y tu esencia es inigualable. Eres capaz de llevar en tu recuerdo un buen gesto de alguien que te hizo bien y agradecérselo de la misma forma o mucho mejor. Eres muy capaz de todo lo que te propongas, imaginas, creas y sueñas como nadie, pero también tienes lo pies en la tierra y sabes ser responsable cuando toca serlo.

Cuando abres tu boca, es para decir verdades como castillos de grandes y para ambientar al mundo con un poquito de tu inteligencia (menos mal, porque si no esto sería un circo…) Tienes un magnetismo muy potente que te hace ser alguien irresistible. Tienes una luz muy especial Escorpio que te hace levantar muchas envidias a tu alrededor. Quieren ser como tú, y no llegan ni a pasar el primer nivel de los ochocientos que hay. Aceptar que eres insuperable siempre será la mejor opción de todas.