Todos tenemos debilidades y justo es eso lo que nos hace ser diferentes, lo que nos hace ser humanos y reales. Pero todos tenemos nuestro talón de Aquiles, esa debilidad de la cuál nos diferenciamos de los demás. Esa debilidad que es única en cada signo del Zodiaco. Sagitario, tu talón de Aquiles es tu impaciencia, esa que te hace ser impulsivo. Como buen signo de fuego, eres una persona muy directa que siempre dice las cosas sin pensar.

No sueles medir tus palabras ni controlar tus impulsos y sin darte cuenta, haces mucho daño a algunas personas.

Eres de los que actúa más desde el corazón que desde la razón y no hay filtro que controle todo lo que sueltas por esa boquita.

Tu talón de Aquiles también podría ser perfectamente que eres una persona que confía demasiado en su suerte. Algo bueno de ti, Sagitario, es que eres muy optimista, pero hay veces que te falta un golpe de realidad. Está bien pensar en positivo y creer que todo va a salir bien, pero también hay que saber que no todo sale siempre bien. Siempre quieres llegar a lo más alto del pódium y confías mucho en tu suerte, pero justo por eso también puedes hacer que te pierdas por el camino.

Te puede interesar: Lo que no sabes de Sagitario cuando se rompe

Sueñas muy alto, Sagitario, y cuando tus sueños no se cumplen, la caída duele de verdad. Confías mucho en tu suerte y eso hace que comentas muchos más errores…

Pero, Sagitario, por favor no dejes de tus virtudes se conviertan en tus debilidades. Tienes que ser mucho más humilde y, sobre todo, más realista. No te dejes llevar todo por lo que te dice tu mente y enfréntate a la realidad. Como buen guerrero que eres, lucha de verdad por todo lo que se te resista. Y recuerda, Sagitario, intenta controlar un poco todo lo que sueltas por tu boca, sobre todo para evitar herir a gente a la que quieres…