Inteligentes, valientes, locas, tiernas, impulsivas, las princesas tienen virtudes y características que te atrapan. Esa magia que te llena de vida, que te reinicia y te llena de ganas. No importa la edad que tengas, todas llevamos una en el corazón, quizás la que marcó nuestra infancia, quizás la que nos robó el alma con su personalidad, su atuendo o esa mirada profunda. ¿Qué princesa eres según tu signo del Zodiaco? Tal vez no es tu favorita, pero podrías darle una oportunidad porque son muy parecidas. 

Aries 

La mujer Aries, la que muchas veces no entiende de razones, sigue sus impulsos y se aferra a lo que sueña. Es la que rompe sus miedos, es valiente, está llena de energía y tiene sed de aventura. Se roban nuestro corazón por su espontaneidad, porque transmiten seguridad, siempre listas para un nuevo reto. Son así, como Mulán, la princesa que rompió con un montón de estereotipos absurdos y le hizo honor a la feminidad desde una perspectiva poco conocida. 

Tauro 

La mujer Tauro, la que va a pasos sigilosos, necesita analizar todo a su alrededor, es muy sensible a lo que sucede. Tienen una conexión especial con la madre Tierra, les encanta sentir la libertad del viento en su rostro. Es una mujer leal, persistente y cuando una idea se le mete en la cabeza no hay poder humano que la haga cambiar de opinión. Es como Pocahontas, la princesa dulce, soñadora, la que se atreve a ver más allá de su realidad y puede conquistar lo que sea. 

Géminis 

La mujer Géminis, la que tiene versatilidad en cada palabra, la que se puede perder en una conversación profunda y se enamora de las mentes. Es la que ve tu esencia y le atrae tu elocuencia. Es muy inteligente y no se conforma con las expectativas del resto. Es así, dulce y tierna, igual que la princesa Bella, que se pierde en un montón de líneas, es la amante de los libros, la que tiene tanta bondad en su alma que es capaz de mirar la belleza que los demás no pueden ver. 

Cáncer  

La mujer Cáncer, la que se deja llevar por sus emociones y cuando decide hacer pedazos al otro nadie la para. Es así irreverente, contra marea y valiente. Es protectora, no dejará que nadie le haga daño a los suyos y sabe muy bien cómo poner la simpatía por delante para abrir puertas. Es como la princesa Mérida, la valiente que deja que su imaginación tome las decisiones y es orgullosa, tiene un peculiar estilo para luchar por lo que quiere, aunque vaya en contra de todo. 

Leo 

La mujer Leo, aquella que tiene generosidad en el alma, la que no se anda con rodeos y le hace honor a la felicidad. Es hermosa y cariñosa, no hay quien no caiga a sus encantos y lo sabe. Además, es comprensiva y muy creativa, pero cuando se pone caprichosa no hay quien la detenga. Es como la princesa Blancanieves, ama la aventura pero también la comodidad. Es el tipo de mujer que es capaz de dejarlo todo para cambiar de vida y empezar de nuevo. 

Virgo 

La mujer Virgo, la que necesita tomar de la mano a la perfección para sentirse cómoda en todo lo que hace. Es inteligente pero también tímida, es meticulosa, tanto que te puede hacer dudar de todo. Sin embargo, no pierde el tiempo en boberías, es muy práctica y cuando se propone algo lo cumple. Es igual que la princesa Tiana, le gusta el orden, trabajar duro por sus sueños y no conformarse. En el fondo sabe que siempre puede dar más y eso la mantiene de pie. 

Libra 

La mujer Libra, la que pone todo en la balanza, la que necesita los pros y los contras, pero aún así no perderá el tiempo juzgando la forma en que vives. Es un alma diplomática, no se siente con el derecho de minimizar a nadie. Tiene un lado sociable, optimista e idealista. Es igual que Elena de Avalor, su carácter es determinado, valiente pero hay momentos en los que el corazón hace que pierda la cabeza. Ella es líder y trabaja duro, no sólo por su bienestar, también por el de los suyos. 

Escorpio  

La mujer Escorpio, es sinónimo de emoción, es la que aplica eso de ahora o nunca, la que va a pasos acelerados, es magnética, inteligente y no le asusta el trabajo duro, pero llega un punto en el que se puede perder en su propio mundo y se olvida de los demás. La gente te tiene miedo cuando en realidad no se ha tomado el tiempo de descubrir tu lado dulce. Eres como Elsa de Frozen, tienes un lado tranquilo, no te metes con los demás, pero cuando te buscan, te encuentran. 

Sagitario

La mujer Sagitario, la que exhibe su lado intelectual, te atrapa con sus conversaciones soñadoras pero muy honestas y con un lado simpático. Es optimista y no importa lo mal que la esté pasando prefiere mantener una sonrisa en el rostro. Tiene un lado comprensivo y adora perderse en todas las aventuras que viajan por su mente. Es igual que Rapunzel, ama lo que tenga que ver con viajes, con sentir la libertad, con arriesgarse aunque sienta que le tiemblan las rodillas. 

Capricornio

La mujer Capricornio, es así, pone por delante la ambición, es disciplinada pero también tiene un lado riesgoso, aunque le gana su lado prudente. Sin duda, su paciencia es increíble, no se da por vencida fácilmente y su buen humor es la que la mantiene firme ante todo. Es reservada, son pocos los que logran conquistar su corazón. Es como la princesa Jazmín, es firme, sigue sus convicciones y aunque para algunos puede ser algo arrogante, siempre gana su astucia. 

Acuario

La mujer Acuario, la que tiene un lado humanitario pero también egoísta. Puede sumergirse en su propio mundo y olvidarse de todos. Es brillante, su lado curioso la mantiene al pie del cañón y si a eso le agregamos su parte independiente todo se pone mejor. Acuario lucha por hacer el bien pero sueña en grande, no se conforma con lo que quiere el resto. Es como la princesa Ariel, se divierte, le encuentra la locura a todo. Es la que no conoce de imposibles y que tarde o temprano sigue a su corazón. 

Piscis 

La mujer Piscis, la que imagina todo, la amable, sensible, compasiva. Es quien tiene un lado intuitivo superior y siempre lo usa a su favor. Le gusta soñar en silencio, no teme al ridículo y no se cansa de luchar. Es como Anna de Frozen, es optimista, muy divertida, pero tiene un lado caprichoso e impulsivo. Aunque hay una parte de ella que es demasiado ingenua, muchas veces la gente llega a su vida sólo para aprovecharse de su bondad y porque no puede decir que no.