Capricornio, un signo de Tierra, femenino y que tiene de su lado a la fuerza de Saturno. También un signo cardinal, esa es una de las razones por las que el trabajo es parte de su descripción, les gusta aventarse al ruedo hasta lograr cada uno de sus objetivos. Pero, ¿te has preguntado lo qué significa el símbolo de Capricornio?

La cabra de mar es la que representa a Capricornio, pero su significado es tan diverso, que lo pueden llegar a trazar de diferentes formas. Hay quienes dicen que se volvió una cabra marina, poderosa y capaz de desafiar cualquiera cosa a su paso. Sin embargo, podemos ver en su símbolo la forma de «n» o una «v», según la perspectiva de cada quien. Además, destaca el lado derecho, en el que desciende un trazo curvilíneo. 

El círculo que se forma es la parte espiritual de Capricornio, ahí es donde está su apego con la naturaleza, pero también simboliza su interior. En el círculo se puede esconder su verdadero yo. Son sus raíces, en donde puede ir cuando sienta que la vida no tiene sentido, cuando está en un sitio que no quiere estar, pero siente que tiene que hacerlo de forma forzada. Capricornio es resiliente, con una energía desbordante y la ambición siempre está siguiendo sus pasos, pero hay momentos en los que ya no puede más. 

A veces, tiene ganas de todo y otras de nada. A veces, se sienten perdidos y abrumados por los cambios, como si estuvieran escalando una montaña sin cima. A Capricornio lo representa la cabra de mar, porque es la unión entre las sabidurías y el agua. Son las dos formas en que ve la vida. No obstante, tiene raíces en la Tierra, por ello siempre se apega a la lógica y la practicidad. Mientras que el agua es quien simboliza la libertad, el deseo de salir a cumplir sus sueños. 

Mitad cabra, mitad pez, así es como la mitología explica el origen de Capricornio. Esa es la razón por la que Capricornio puede llegar a ser extremadamente versátil. Inclusive hay quienes creen que la cola de pez puede ser sinónimo de enfermedades en las piernas o rodillas, para Capricornio.  

Es curioso porque desde tiempos ancestrales se dice que la cola de pez representa los fantasmas de nuestro pasado, los que no te dejan avanzar. Mientras que la cabeza de la cabra es la esperanza, quien nos inspira a seguir adelante. Así que la cabra de mar, nos recuerda que, a veces, hay que soltar o de lo contrario nos vamos a quedar estancados. 

Capricornio es honestidad, valentía y obstinación, le gusta plantearse metas a corto plazo y cumplirlas. Es el signo que se exige todo el tiempo, porque confía en sus capacidades y además ama la perfección, aunque eso puede llegar a convertirse en una carga mental. Capricornio puede llegar a seguir las reglas dejando de lado sus emociones y lo que realmente quiere, como si se sintiera obligado. 

Capricornio es así, honra la discreción, es divertido, pero no puede dejar de lado la responsabilidad. Siempre lo acompaña la sensatez y la fortaleza, por eso no se rinde aunque se caiga cientos de veces en el camino. Es quien goza del control, quien supera los obstáculos, quien saborea la victoria, pero detesta la traición. Es el signo dedicado, leal, terco, convencional. Es difícil de amar, de entender, pero también de olvidar.