Sí, soy Capricornio, y posiblemente sea la especie con más peligro de extinción de todo el universo, porque sé que como yo NO hay dos iguales. No es cuestión de tener el ego alto, o de que me guste echar flores a mi propio tejado (que tampoco estaría nada mal porque no hay nada mejor que amarse a uno mismo) es que es la pura verdad.

Sé que soy una mezcla entre misterio y pasión. Firmeza y rebeldía. Pasión y frialdad… Sé que la tierra es mi elemento y que la firmeza es una de mis grandes virtudes, pero no por eso soy la persona con la cara más seria del planeta y el carácter más seco y frío de todos. La envoltura del exterior no tiene por qué dictaminar el interior de un regalo… Caminar por el sendero de la rebeldía sabiendo lo que haces y yendo con pies de plomo SE PUEDE, porque yo lo hago cuando quiero, cómo quiero y con quién quiero. Sin pisar a nadie.

La gente tiende a pensar que mi cabeza es una especie de computadora de última generación en la que posiblemente está guardado el Código Da Vinci o algo así. Me tiñen de persona calculadora y manipuladora, y no tienen ni idea de lo mucho que se acercan a la verdad, exceptuando una cosa: JAMÁS manipulo porque directamente me da mucho igual lo que haga el resto de la gente con sus vidas. A mi me importa lo mío y me duele lo de mi gente, lo que opinen los demás me da igual.

Sé que no soy la persona más expresiva cuando hablamos de sentimientos, pero conmigo tiene que quedar algo claro: si de verdad no te quiero, no te haré perder el tiempo. No lucho por causas perdidas, yo solo apuesto cuando sé que voy a ganar o que voy a poder hacer feliz a alguien más. Al menos eso intento llevar a la práctica.

Sí, soy Capricornio y NO soy esa roca fría de la que todo el mundo habla. Yo también tengo sentimientos ¿vale? pero ese es otro tema del que en realidad no estáis nada preparados aún para hablar…

2020-08-16T22:54:02+02:00