TAURO Y LAS RUPTURAS AMOROSAS

Cuando Tauro sufre un desamor, el mundo se le cae encima.

En serio, es un palo muy duro. Tauro es todo corazón, aunque la gente se empeñe en mostrar su faceta más terca y fría. Quien conoce al Toro de verdad, sabe que eso es una mera fachada para proteger su lado más sensible. Porque Tauro, cuando ama, lo hace desde el alma. Sin trampas ni teatros. Y tener que enfrentarse a algo tan heavy como lo es una ruptura amorosa, le desestabiliza por completo.

Primero, hace que su confianza vuelva a esconderse en el fondo de su corazón. Segundo, se vuelve más protector consigo mismo y ya no deja que cualquiera se pasee por su vida así como así. Tauro, maldice todas y cada una de tus palabras. Su tiempo, ha sido perdido con alguien que resultó no merecer ni una pizca de su luz. Combatir sus emociones internas le puede resultar fácil al principio, pero cuando llega a casa y se sienta tranquilamente, su mente reproduce una y otra vez esos momentos que parecían perfectos, pero que resultaron ser puro teatro y mentira. Se hace daño, mucho daño a sí mismo. No cierra la herida del todo, tiene dudas y quiere respuestas.

Cuando le toca enfrentarse a algo así, no sabe como actuar. Primero rabia, después odio, luego decepción y bajón emocional. Pero con tiempo, ganas, buenos consejos y mucho ímpetu, Tauro sale de ese agujero negro para volver a ser feliz. Y esta vez, de verdad.