Virgo es un profundo pensador, lo analiza absolutamente todo, es detallista y fuerte, incluso en su silencio.

Virgo puede darlo todo por ti, tener los detalles más maravillosos del mundo, hablar poco pero hacer mucho…

No hay duda de que se mete a fondo en las relaciones, de que vela por ella y de que intenta y no se rinde, pero a veces, lo que les impide entrar de lleno en una relación es su propia mente. Muchas veces, Virgo se pierde en su pensamiento, analiza absolutamente todo y no deja que sus sentimientos afloren, que fluyan solos… A veces prefiere aislarse de todo, encadenar sus emociones para simplemente procesar lo que está sucediendo a su alrededor y recuperarse a sí mismo.

Sí, Virgo tiene la idea de que cuando uno se enamora y deja entrar a otro en su vida totalmente, pierde su esencia, piensa que cada persona debe tener su espacio, su parcela, su intimidad, incluso cuando haya una relación fuerte. No todo el mundo es capaz de entenderlo pero para Virgo, esa “independencia” es vital. No es que no se preocupe por ti o por la relación, lo hace, y daría lo que fuera porque prosperará, lucharía hasta quedarse sin aliento, aguantaría lo inaguantable pero quizás a veces parece que está un poco más lejos de ti porque tiene que dejar que su cabeza tome algunas decisiones antes que su corazón. No puede dejar que las emociones controlen toda su vida porque al final, sabe de sobra, que las cosas no saldrían bien.