11 COSAS QUE TODO VIRGO CONOCE DE SÍ MISMO

La gente cree que eres muy radical, y sí, quizás un poquito si que lo eres

A ver, si quieres que las cosas salgan bien tienes que hacerlas a tu manera, más de una vez has dejado que otros tomaran las riendas y todo ha salido mal, y lo peor es que tú lo veías venir, pero te fiaste, así que por eso, una y no más. Te da igual que sea la persona más experta del planeta, si tu decides que debe ser así, DEBE SER ASÍ.

Sliders

No puedes desconectar tu mente ni un segundo, sólo cuando duermes

Lo odias, por más que quieres relajarte, por más que quieres desenchufar tu cabeza de todo, no puedes, imposible, y es que si no es una cosa es otra, el caso es pensar más de la cuenta, cuando sales de una preocupación, inevitablemente te metes en otra “¡¿Es que es imposible que los pensamientos se frenen aunque sea un poco?!” Siento decírtelo pero lo único que podrás hacer para que tu mente descanse será dormir, y sí, todo lo que puedas…

Antes de acabar una cosa, ya estás pensando en la siguiente

Pocas veces puedes estar sin hacer nada, te cuesta muchísimo. Quizás es porque tanta energía que bulle en tu interior se tiene que exteriorizar de alguna manera, necesitas sentirte productivo, necesitas hacer lo que sea pero por favor ¡¡¡parado noooooo!!!

Tienes tendencia a crear problemas por pensar demasiado. Esto es un hecho, pero es que tú, tienes que tener todo muy atado y si le das vueltas a algo es porque aún hay cosas que se te escapan de las manos, tan sencillo como eso, además gracias a intentar a toda costa averiguar la verdad la acabas sacando, duela más o duela menos es lo que querías, saberlo TODO. A partir de ahí, a otra cosa, pero al menos esa espinita te la acabas quitando….

Eres un detallista de los pocos que quedan. Piensas a lo grande, tu signo es de tierra, pero a diferencia de los otros, los pequeños detalles son indispensables en tu vida porque, gracias a ellos levantas imperios. Esto es de Ley. Por eso, cuidas tanto las pequeñas cosas. Te gusta que sean detallistas contigo pero más aún te gusta serlo a ti con los demás. Eres atento, sabes lo que necesita cada persona porque previamente has observado, además ves cosas y situaciones que nadie es capaz de ver, escuchas conversaciones, entiendes, comprendes, analizas y de repente te presentas con ese detalle que nadie imaginaría porque hay que reconocerlo, cuando te propones sorprender, nadie lo hace mejor que tú…

Pueden intentar engañarte pero será muy complicado porque tú, tienes las cosas claras, o al menos intentas que así parezca. Es decir, esas fantasías que los demás se montan, esas verdades dichas a medias que creen que no vas a captar, esos disfraces que ponen a sus palabras para no ser del todo claros, todo eso, lo estás viendo, y lo peor es que nadie se da cuenta y siguen con el mismo rollo. Vamos a ver, te entran unas ganas de decir “¿tengo cara de estúpido o qué?” Por favor, ya tienes escuela y más con estas cosas… No te gusta “endulzar” lo que ya es agrio y tampoco te gusta que te lo endulcen…

Virgencita, virgencita… No todo es lo que parece…

  • Te esfuerzas cada día porque las cosas sean buenas, por hacer cada cosa mucho mejor. Eres perfeccionista y a veces eso te puede llevar a obsesionarte, a volverte casi paranoico por algunas manías, pero todo tiene su parte buena y es que, nadie podrá tacharte de ser una persona que no lucha y que no logra hacer las cosas bien, al revés, te mojas hasta el fondo en cualquier asunto, intentas siempre mejorarlo, sea tu vida o las relaciones en las que te envuelves, lo que pasa es que todo tiene un límite, pero decirte que no lo has intentado, de eso estarás muy orgulloso siempre…
  • Conoces tus errores, conoces tus defectos y conoces tus virtudes, no es que quieras ir de prepotente pero lo que pueden decir de ti, ya lo tienes más que claro, nadie va a abrirte los ojos porque los ojos ya los tienes bien abiertos, sabes lo que vales, sabes lo que no vales, sabes lo que mereces y sabes lo que no mereces. Tienes la capacidad de ser honesto contigo mismo y eso es digno de elogio las cosas como son, y no, no todo el mundo podría hacer lo mismo…
  • Tienes un alma sensible, más de la cuenta, más de lo que parece, pero tu forma de ser a veces, tiende a que parezca lo contrario. Virgo siempre piensa demasiado así que, ¿quién puede creer que las cosas no te afectan? Pues probablemente, te afectarán mucho más que a cualquier otro signo por el mero hecho de que le das vueltas, de que no se te olvida, de que una mala palabra, un gesto, un detalle, significa mucho para ti y sí, te llega al alma todo, tanto lo bueno como lo malo…
  • Necesitas tener Plan A, B y C, si alguno falla puedes empezar a tirar por los otros pero será difícil que apuestes todo a una carta. A veces, y sólo cuando la pasión y el amor te ciega lo has podido hacer y sí, después te has arrepentido, y mucho. Hay que tener sangre fría en ocasiones, es lo mejor, y sobre todo para decidir.

Te encanta exprimir, pero exprimir ¡TODO! En las peleas no hay fin contigo, y siempre querrás tener la última palabra, puedes llegar a ser el mejor torturador del mundo porque sí, paciencia para discutir tienes, y mucha, y lo que más te gusta cuando el otro se va pensando que ha ganado es decir esa ÚLTIMA palabra en voz bajita pero oyéndose para que la otra persona entre en cólera… ¡Es tan divertido!

Por esto y por más, merece la pena ser Virgo