Dicen que lo importante no es el vestido, es la mujer que lo viste. Sin duda, la personalidad le gana al diseño, de nada sirve que uses algo sofisticado y único, si tu actitud está por los suelos. Recuerda que eres tú quien debe honrarse y quererse por encima de todo....