Mirar la esencia y no la apariencia. Hay signos que nos dan escalofríos con sólo intercambiar miradas, pues su semblante asusta. Se muestran como almas frías, a las que no les interesa tener ningún vínculo afectivo. Sin embargo, más allá del estuche se esconde un corazón lleno de bondad, en realidad son un amor, pero van por la vida con un caparazón porque no quieren que los vuelvan a lastimar. Estos son los 4 signos que parecen malos pero en realidad son un amor:

Son signos intimidantes, no se quedan callados, su carácter es de armas tomar. Esto porque la vida los ha hecho resilientes, han aprendido que los altibajos no se pueden evitar y, a veces, no queda más que limpiarse las lágrimas, respirar profundo y seguir avanzando. Son duros, pero cuando alguien sabe tratar sus cicatrices con cariño, muestran su lado más dulce: 

Aries  

Aries es un signo temible, es quien tiene fuego en la mirada. No le digas a Aries que no está listo para hacer algo, porque su coraje se hace presente. Es amante del riesgo, los retos son parte de su respirar, no le temen a nada. Y aunque pueden tener cara de pocos amigos, en el fondo son un ser lleno de lealtad, dulzura y empatía. Detrás de esa personalidad explosiva se esconde un alma dispuesta a darlo todo por las personas que ama. 

Aries no tiene nada que ver con lo que aparenta, pero sabe que es mejor así, porque hay mucha gente que lo quiere ver caer. Es un signo que despierta envidia, porque se atreve a lo que el resto no. Sin embargo, sabe guardar su ego cuando es necesario, se vuelve el más humilde para ayudar a quien lo necesita. Es el guerrero que lucha por lo que ama, por lo que le gusta y contra la gente que daña a sus seres amados. Así es Aries, se la juega por ti. 

Virgo 

Virgo es quien se viste de frialdad, de un perfeccionismo que pone a temblar a cualquiera. Es quien se hunde en la cotidianidad del trabajo para no mostrar su lado vulnerable. Pues, en realidad es un cúmulo de sentimientos, tanto que, a veces, ni él mismo sabe qué hacer. Es quien tiene intelecto en cada palabra, le gusta la formalidad y mostrarse como una persona seria, es la única forma en la que no lo pueden manipular. 

No obstante, tiene un alma amable, pues en el fondo siempre desea que las personas que quiere se sientan cómodas en todos los sentidos. Es el que se convierte en tu confidente, uno de los signos más prudentes y comprensivos. Cuando se siente en confianza se vuelve un ser amoroso, atento y muy detallista. Virgo te trata de la misma manera en que lo tratas, es quien da las cosas de corazón sin esperar nada a cambio. 

Escorpio 

Lo llaman intenso, misterioso y combativo. Y es que no todos están preparados para ver a un alma tan libre y guerrera, como Escorpio. Es quien prefiere observar la situación antes de dar un paso en falso, no confía en nadie. Es cauteloso con lo que dice y hace, siempre está preparado para atacar y basta con verlo para sentir lo desbordante de su energía. Intimida pero es todo, menos peligroso. 


Detrás de esa compleja personalidad, hay una persona que deja de lado lo autoritario y cruel, para ceder ante las personas que ama. Cuando decide entregarte el corazón se lo toma muy en serio. Escorpio no sabe amar a medias, es de los que se apasiona hasta los huesos, le grita a los cuatro vientos lo mucho que quiere a alguien. Es leal y lucha hasta la última batalla, no deja que nadie te ponga un solo dedo encima. 

Sagitario 

Sagitario también es uno de los 4 signos que parecen malos pero en realidad son un amor. El signo que pone nervioso al resto, porque no tiene ningún filtro. Es quien llega con una fuerza arrebatadora, sin importar quién se atraviese en su camino. Su carácter es muy duro, le gusta dejar claro lo que quiere y son pocos los que pueden contra sus argumentos, es muy inteligente. A veces, no escucha razones y sólo sigue a su corazón, no le importa nada más que ser feliz. 

No cualquiera tiene el don de leer a Sagitario. Es un alma traviesa, que le quita la seriedad a la vida, es quien te hace recordar tus sueños. Una vez que decide que seas parte de sus días, prepárate para un amor genuino, ese que no exige, que no intenta atarte. Sagitario siempre quiere más, es quien te pone a prueba y te demuestra el verdadero significado de amar.