Leo es así, tiene una mirada majestuosa, de esas que se clavan hasta en lo más profundo de tus emociones. Es sutil, se impregna en tus pensamientos, en tu respirar, en las ganas locas de querer pasar cada segundo a su lado. Es un signo de fuego, que no cede, lucha hasta las lágrimas y aunque se caiga se vuelve a levantar. Sin embargo, hay 5 verdades sobre entregarle el corazón a una mujer Leo. 

Detrás de una sonrisa única, del perfeccionismo, de tanto brillo, se esconde un alma peculiar, esa que puede hacerte tocar el cielo y estallar tu corazón. Es tímida al principio, no va por ahí abriendo sus emociones con cualquiera, es exigente, le gusta lo bueno de la vida y no quiere perder el tiempo en boberías, en relaciones que sólo le dejan una grieta tras otra. 

Entregarle tu corazón a Leo 

Leo es justa, es atenta, te respeta y tiene una pasión que pone a temblar las sábanas de tu vida entera. Es demandante, si no tienes el valor del compromiso, del amor y de querer convertirla en tu prioridad, es mejor que mires hacia otro lado. Tiene ingenio en cada palabra y un espíritu creativo que te arrebata todos tus miedos. Es la que tiene el don de hacerte sonreír cuando más te pesa la vida. ¿Te enamoraste de Leo? Tienes que saber estas verdades: 

5.- Terca y un poco más 

Leo es una mujer de palabra, le gusta que sus hechos se hagan notar. Es una mujer sumamente orgullosa, está lista para combatir, porque tiene el fuego en los poros y cuando no está de acuerdo en algo dice sus argumentos sin filtros. Le gusta hacerse notar y puede perder el control cuando ella sabe que está diciendo la verdad y les dicen mentirosa, confía en lo que siente y en lo que hace. Leo es terca porque no se deja manipular por nadie, pero aún con el ego alto es capaz de reconocer sus errores, le cuesta pero lo hace. 

4.- Un tanto egoísta 

Sí, cuando te encuentras a una mujer Leo en tu vida es posible que te refieras a ella como un ser egoísta, porque sabe muy bien lo que quiere. Porque es honesta de acuerdo a sus convicciones y no tiene filtros para decir las cosas, eso puede ser hiriente para algunos. Pero así es Leo, una mujer que le ha costado batallas tener todas sus cosas, nadie le ha dado nada y ahora disfruta cuando alguien la admira, le tranquiliza saber que reconocen su esfuerzo, ¿qué hay de malo en eso? 

3.- Una niña en el interior 

Sin duda, Leo te va a regalar las carcajadas más bonitas de tu vida. Es una mujer que sabe muy bien cómo bromear, le gusta convertirse en niña cuando juega con su pareja. Puede llegar a ser tan dulce como malvada. Se ríe hasta de sus propios errores, su energía se siente a kilómetros y no necesita herir a los demás, las burlas no están en su día a día. Simplemente deja de lado prejuicios y miedos para echar a volar su imaginación. Es la que rompe con las reglas, la que goza, la que ama, la que deja huella en tu vida. 

2.- Detesta las hipocresías 

Si vas a entregarle el corazón a una mujer Leo, tienes que saber que no soportan las hipocresías, detestan cuando les hacen cumplidos falsos o con doble intención. Leo siente la mala vibra mucho antes de que la persona esté cerca. Es muy analítica, presta atención a los gestos, tonos de voz y cualquier otra señal. Prefiere poner distancia antes que caer en el juego de las apariencias. Es una mujer inteligente, disfruta de su soledad y no necesita amistades por compromiso. 

1.-  Brutal en la cama 

Alguien lo tenía que decir, entregarle el corazón a una mujer Leo es sinónimo de que tendrás tu mejor relación bajo las sábanas. Es quien presta atención a cada movimiento, quien busca la sincronicidad. Te eleva, te hace sentir de todo y te da la confianza de ser tú en la cama. Sin máscaras, con fantasías, con un lado oscuro y dulce, necesario para alcanzar la máxima satisfacción. Leo es la mujer que vas a recordar en el futuro mientras te muerdes los labios.