Los demás se alegran de tenerte en su vida, Aries, porque eres la alegría y la felicidad personificada. Sí, que tú también tienes tus momentos y que hay días en los que te cuesta más de la cuenta sacar una sonrisa… Pero esos días te armas de fuerza y valor y sonríes, aunque por dentro no te apetezca una mierda. Y justo por eso la gente te admira un montón. Porque hasta en los momentos más difíciles eres capaz de sacar una sonrisa y también de hacer reír a los demás.

Tienes muchísima positividad en tu cuerpo y eso influye muchísimo a la hora de relacionarte con los demás. Siempre ayudas a los demás a ver el lado bueno de cualquier situación.

Pero es que también, eres una persona súper divertida. Alguien que siempre propone planes, que siempre tiene algo que hacer. La gente se alegra de tenerte en su vida porque sabe que contigo nunca se aburrirán, nunca perderán la ilusión de vivir. Esas personas además te ven como alguien invencible, alguien con una fuerza increíble. Además de alegrarse por estar en sus vidas, Aries, te envidian. Envidian esa capacidad que tienes para levantarte cuando te han pisado, para comerte el mundo cuando tu corazón está roto en pedazos.

Los demás se alegran de tenerte en su vida porque saben que contigo nunca van a sentirse presionados y mucho menos juzgados. Aries, eres una persona con una mente súper abierta además de inteligente. Es obvio que serás sincero y que dirás las cosas como las sientas o como las pienses, pero eso no significa que vayas a criticar sin saber o a juzgar a alguien por ser diferente a ti.

Eres una persona independiente que respetará siempre el espacio de los demás y que les dará toda la libertad del mundo para ser quienes quieran ser. Contigo nunca faltará sinceridad y por eso te aman, Aries. Porque tienes un corazón que vale oro, un corazón que nunca se olvida de su gente y por eso, se alegran de tenerte al lado…