ARIES Y LA ANSIEDAD

A veces te involucras demasiado en todo Aries, a veces das más de lo que debes y te metes en lugares oscuros con personas oscuras tratando siempre de mejorar sus vidas. Pero no mejoran Aries.

No mejoran porque hay algunas personas que no cambian ni quieren cambiar.

Pero para ti eso es un reto, y mucho más cuando amas a alguien. Peleas y peleas a muerte, lo das todo, tratas de abrir los ojos, y sí, es cierto que a veces tu carácter no acompaña, y que te fallan las formas, pero el contenido siempre es real, siempre con la verdad por delante. Aferrarte a lo que quieres está bien Aries, pero ten cuidado con lo que deseas, ten cuidado a lo que quieres atarte, ten cuidado a lo que dependes. Eso al final te desequilibra y te causa mucha ansiedad, te hace empezar a dejar tu autoestima a un lado, te hace caer, te hace pelear por algo que no te da nada de provecho, por algo que sólo te hace perder el tiempo constantemente.

Y eso se traduce en frustración, mucha frustración.

A veces no sabes si dejarlo todo y empezar de cero, a veces no sabes si seguir peleando por algo que parece que está muerto, pero en el fondo, al final siempre acabas intentándolo una vez más. Y eso es lo que al final te acaba jodiendo más, que siempre hay una vez más. Y todo se te empieza a hacer grande, y empiezas a dejar la alegría de lado, empiezas a dejar de ser tú, tu carácter cambia a peor, tu mundo cambia a peor. Date un respiro Aries, la vida continuará sin ti, y si el resto no avanza, al menos avanza tú. No tienes que ser siempre quien trate de salvar a los demás, no al menos, para que tu te ahogues.