CÓMO ARRUINARÁS TU VIDA EN FUNCIÓN DE TU MES

Enero

Si alguna vez arruinas tu vida será porque permites que el miedo te detenga…

Te cuesta arriesgar y por eso a veces dejas que sea el miedo el que controle tu vida. Y no te das cuenta de que, si esto sucede, tu vida puede acabar muy mal. Cuando dejas que el miedo te frene, estás perdiendo la mejor parte de la vida. Te da miedo lanzarte a la piscina si no sabes cómo va a ser la caída. Te da miedo subir el siguiente escalón si no sabes lo que hay arriba. Te da miedo dar un paso hacia algo que no sabes. Pero sobre todo te miedo a salir de tu tan amada, zona de confort. Pero lo que debería asustarte de verdad es que tu vida se quede estancada en la rutina y permanecer en un lugar donde no te permite crecer ni aprender.

Así que, si no quieres arruinar tu vida, lo que tienes que hacer es atreverte más. No hace falta que empieces con grandes riesgos ni grandes retos. Simplemente pequeñas cosas en tu día a día que te hagan crecer e ir saliendo poco a poco de esa rutina en la que tan seguro que sientes, pero la que te hace no seguir hacia delante. Poco a poco, según vayas quitándote ese miedo, empezarás a querer más adrenalina en tu cuerpo e iras atreviéndote a más aventuras. Recuerda: lo importante es no tenerle miedo a nada, ni a ti mismo.

Febrero

Si alguna vez arruinas tu vida será porque vives demasiado en el pasado…

Normalmente te centras demasiado en tu pasado. Cuando eliges mirar hacia atrás, luego las consecuencias no suelen ser buenas. Mirar al pasado te dejará deprimido y será muy difícil salir de ahí. El pasado te ha hecho tener unas expectativas muy altas sobre el presente y sobre el futuro, algo que no va a ser bueno para ti y por lo que puede que arruines tu vida. Comparas constantemente tu presente con el pasado y te cuesta aceptar que el pasado no a volver jamás, por mucho que lo intentes. Tienes que aceptar que la vida es un ciclo que va cambiando. Que las personas cambian y que nuestro entorno también cambia.

Pero si aprendes a valorar cada día que tienes en el presente, comenzarás a vivir la vida que te mereces. Si no quieres arruinar tu vida, deja el pasado ahí donde está y vive el presente. No es necesario que olvides el pasado porque es difícil olvidar algo tan importante, pero simplemente tienes que asumir que el pasado no se puede revivir. Tienes que empezar a crear una nueva vida en la que va a haber días en los que te cueste más pasar página, pero es necesario que cierres ya ese libro y empieces a escribir otro nuevo. Te empezarás a dar cuenta de que ahora respiras mejor y de que poco a poco vas saliendo de ese túnel que pensabas que no tenía salida. Con energía positiva de todo se sale.

Marzo

Si alguna vez arruinas tu vida es porque eliges a personas que no son buenas para ti…

Siempre eres capaz de ver lo mejor de todos y piensas que van a tener buenas intenciones contigo. Lo que a simple vista parece una virtud, en el fondo es un defecto que puede llegar a arruinarte la vida. Como tú eres una persona que no tiene maldad ninguna, crees que los demás también son así. Crees que la gente tiene un corazón de oro que siempre hace feliz a los demás. Pero es hora de que aceptes de que casi nunca esto sucede. Muchas veces cuando esto sucede, te encierras en tu propio bucle del que te resulta muy difícil salir. No eres lo suficientemente selectivo/a con las personas que entran en tu vida y después te la juegan y te hacen daño. Puedes llegar incluso a sentirte culpable e inútil cuando ni siquiera la culpa es tuya.

Pero en lugar de preguntarte por qué te sucede lo mismo siempre, pero con diferentes personas, es importante que empieces a echar un vistazo al tipo de personas que dejas que entren en tu corazón. En otras palabras, que empiezas a ser más selectivo/a y exigente. Tu corazón ya ha sufrido lo suficiente, es importante que le des un respiro y que le dejes vivir sin ponerle en riesgo otra vez. Es hora de que empieces a pensar más en ti que en los demás. Bastante has sufrido ya. Ahora te toca ser tú quién pise fuerte y ser quién de vez en cuando también diga NO.

Abril

Si alguna vez arruinas tu vida es porque eres tu peor enemigo y muy crítico…

Es bueno ser tan duro consigo mismo y ser responsable de tus errores, pero hasta cierto punto. Está bien que quieras mejorar siempre, pero la perfección no es algo que se pueda alcanzar. Eres más duro contigo mismo de lo que necesitas ser. Y es que esto no solo te influye a ti, si no que también influye a todos los que te rodean. Aquellos que están en tu círculo también tienen que soportar algunas de tus críticas y de tu perfeccionismo. Porque es que tú críticas a veces sin que te hayan pedido opinión y eso no es sano. Arruinas tu vida cuando quieres hacerla perfecta, sin darte cuenta de que la perfección no existe. Y mira que es algo que no paran de repetirnos a todas horas…

Si no quieres arruinar tu vida, tienes que ser menos cruel contigo mismo. No presionarte tanto a la hora de hacer las cosas. Nunca encontrarás la relación correcta buscando a alguien perfecto porque todos tenemos defectos. Es hora de que empieces a querer también a tus defectos porque es lo que nos hace ser diferentes y especiales. No mires a los defectos (a los tuyos y a los de los demás) como algo malo que hay que mejorar, míralo como si fuera lo que diferenciarte del resto.

Mayo

Si alguna vez arruinas tu propia vida es porque no te conviertes en una prioridad…

Eres una persona que odia decepcionar a los demás. Te preocupas siempre por la felicidad de los demás y casi nunca te preocupas de la tuya propia. Siempre miras para que a los demás no les falte nada. Y cuando les hace falta, te privas de cosas para dárselo a los demás. No está nada mal ser así, ser tan amable con los demás, porque luego, al fin y al cabo, el karma te lo devolverá de una forma u otra. Pero es que puedes llegar a arruinar tu vida si sigues siendo así y no te preocupas nada por tu felicidad y por tu bienestar. Es importante que tú seas tu propia prioridad y que mires por ti antes que, por nadie, porque tú eres la persona que te va a acompañar toda la vida.

Si no quieres arruinar tu vida, es importante que te des cuenta de que ponerte a ti primero no es egoísta, sino esencial para tu propia felicidad y tu bienestar. Además, así, te empezarás a sentirte mucho más seguro/a. Mirar por tu felicidad también te hace ser amable. Porque si tú eres feliz, la gente que te quiere también lo es. Contagias con tu alegría a todos los que te rodean, así que ya es hora de que por fin empieces a preocuparte mucho más por ti. Tómate tu tiempo para descansar y para reflexionar lo que realmente quieres para ti.

Junio

Si alguna vez arruinas tu vida es porque te conformas con poco…

Te conformas con poco no porque no sepas que lo mereces, si no porque tienes miedo a perderlo. Además, crees que así es más fácil no ilusionarte, por lo que después no van a decepcionarte tan rápido. Ser tan humilde está bien, pero hasta cierto punto. Muchas veces prefieres quedarte con lo poco que tienes, por tu comodidad y por el miedo a perder todo eso que tanto te ha costado conseguir, antes que seguir luchando para conseguir una vida mejor. Tienes que ser más inconformista si de verdad quieres seguir avanzando y no estancarte en tu vida. Si sigues así, tu vida se va a arruinar por estar rodeada de tanta mediocridad, porque tú sabes que te mereces más.

Si no quieres arruinar la vida, tienes que arriesgarte un poco más y esperar lo mejor porque es eso lo que te mereces. Te mereces mucho más de lo que tienes. Si sigues así no vas a vivir la vida que quieres vivir. Deja de lado esa humildad y conformidad. A partir de ahora si no quieres estropear tu vida, lucha lo máximo que puedas para conseguir lo que de verdad quieres. No te conformes con cosas pequeñas o banales y siempre mira más allá de lo que mira el resto de las personas. No te quedes en una capa superficial, sigue para conseguir mucho más.

Julio

Si alguna vez arruinas tu vida es porque vuelves a aquellas personas que te hicieron daño…

El ser humano está constantemente lastimándose entre ellos. No seas de aquellos que tropiezan dos veces en la misma piedra, cuando puede evitarlo. Te lastimas mucho volviendo a esas personas que te hicieron daño. Te lastimas reabriendo heridas que no han cicatrizado todavía. Te quieres convencer de que las personas cambian, pero por mucho que cambien, pueden seguir manteniendo esa maldad. Aunque les des otra oportunidad, tienes que aceptar que no vas a poder cambiar a nadie. Así que antes de intentarlo, es hora de que dejes de arruinar tu vida.

Si no quieres arruinarla lo que tienes que hacer es poner puerta a esas personas que intentan volver entrar en tu vida. No les des otra oportunidad si sabes cuales son sus intenciones. Si ves que no van a aportarte aquello que te hace falta, es hora de que las expulses definitivamente de tu vida. Cuando lo hagas, empezarás a sentir menos presión y más libertad. Será como quitarse un peso de encima. Aunque al principio no sea fácil, irás viendo toda la luz poco a poco. Irás viendo como tu vida va mejorando sin tener a esas personas tóxicas en t u vida.

Agosto

Si alguna vez arruinas tu vida es porque no la vives al máximo…

Te preocupas más por organizar tu vida y planearla antes que por vivirla como te mereces. Te esfuerzas siempre por intentar alcanzar esos objetivos que te fijaste. Como si siempre estuvieras persiguiendo algo que solo está en tu imaginación. Si sigues intentando controlar tanto tu vida, en vez de vivirla, terminarás por arruinarla. Y eso no es lo que quieres, quieres ser feliz pero tu control te lo impide. Por mucho que quieres si el control sigue siendo dueño de tu vida, nada va a acabar bien.

Si no quieres arruinar tu vida, tienes que cambiar y asegurarte de que estás viviendo la vida que quieres sin preocupaciones. Asegúrate de sentirte orgulloso/a todos los días por vivir como tú quieres. Sin reglas y sin ningún patrón establecido. Poco a poco iras descubriendo lo que es la libertad. Lo es que sentir que no estas atado a ningún plan. Es cierto que hay cosas que es importante planificarlas y tener claro lo que queremos del futuro, pero también hay que ser flexible y dejarse llevar por la situación. Y que no pasa nada si hay que cancelar algún plan o si nuestro futuro nos plantea un giro de 180 grados.

Septiembre

Si alguna vez arruinas tu vida es porque la estás comparando con la de los demás…

Vivimos en una generación la que estamos constantemente compitiendo entre nosotros. Para ver quién tiene mejor vida y quién se muestra más feliz en las redes sociales. Y de esta competición nace la envidia, algo que no es sano para nadie. Si no estás viviendo tu vida y estás más pendiente de la vida de los demás, vas a terminar por arruinar la tuya propia. Ni tu vida ni la de los demás es perfecta. Cada uno tiene la suya propia y su forma de afrontarla. No hay por qué compararse con nadie. Y si ves que a otra persona le va mejor que a ti, a lo mejor es porque es hora de cambiar tu forma de afrontarse a la vida.

Si no quieres arruinar tu vida, tienes que aceptar que la única competencia que existe es tú mismo y tu futuro. Tienes que intentar superarte día a día y luchar por tus sueños. Si miras por ti mismo y te enfocas en tu propio camino, tu vida va a empezar a mejorar poco a poco. Pero si sigues mirando a los demás, siempre te quedarás por un paso detrás. Deja de echarle la culpa a las otras personas y acepta que la culpa es tuya, que tienes que empezar a vivir tu vida y no la de los demás.

Octubre

Si alguna vez arruinas tu vida es por aislarte demasiado…

Eres una persona muy cautelosa y tienes miedo de dejar entrar a la gente en tu vida y que te hagan daño. Temes ser demasiado vulnerable y que te hagan daño. Temes que alguien entre en tu corazón y lo abandone. Y por eso, tu mecanismo de defensa es alejarte de todo el mundo por ese miedo al daño. No te das cuenta de que en el fondo si que necesitas un poco la compañía de los demás. Si sigues así, intentando alejarte de todo el mundo solo para no salir herido, vas a arruinar tu vida. La soledad está bien, pero hasta cierto punto. Hay que abrirse un poco más y dejar que la gente entre en nuestro corazón.

Si no quieres arruinar tu vida tienes que mostrarte más alegre y simpático con los demás. Tienes que empezar a entender que si te cierras tanto te estás lastimando a ti mismo. Tienes que empezar a aceptar que necesitas ayuda de los demás de vez en cuando. Que necesitamos compañía para sentir que estamos vivos. Y también tienes que aprender que no todo el mundo que entre en tu vida va a hacerte daño, y que, si al final si que te lastiman, lo único que tienes que hacer es aprender de ello y ya está.

Noviembre

Si alguna vez arruinas tu vida es porque estás siendo demasiado negativo…

Si sigues así, la negatividad destruirá todo a su paso. Lo que proyecta es lo que atrae. Y si piensas siempre en negro, atraerás negatividad a tu vida y eso nadie lo desea. Si no estás a gusto con tu vida, es porque algo estás haciendo mal. A lo mejor tú no eres el culpable de tu vida, pero puedes frenarle los pies a lo malo y expulsarlo de tu vida. Tu eres el dueño de tu vida y eres el único que puede tomar las riendas. Aunque no lo creas, todo lo que te rodea influye de una manera u otra en tu vida, así que preocúpate de rodearte de cosas que de verdad te hagan feliz y que te verdad te gusten.

Si no quieres arruinar tu vida, echa un vistazo a cómo tratas a los demás, a cómo hablas a la gente, a cómo proyectas tu futuro. Hay un montón de cosas que influyen en tu vida y que no te das cuenta de ello. Es hora de que empieces a pensar en positivo si quieres atraer cosas positivas. Si tienes una vida negativa, es porque tú mismo has atraído esas energías. Piensa en la felicidad, en la gente que te hace feliz, en tu futuro y en soñar.

Diciembre

Si alguna vez arruinas tu vida es porque has guardado demasiados rencores…

Tú no eres de los que perdona y olvida. Incluso aunque parezca que sí que lo has hecho, aún te aferras a cosas e intentar luchar para superarlas, pero no puedes. Desconfías de las segundas oportunidades y dudas de esas personas que intentar volver cuando ya te han hecho daño. Está bien ser tan cauteloso y no dar segundas oportunidades a cualquiera, pero no hay que cerrarse tanto. Cualquier persona merece un segundo intento cuando en el primero se ha fallado. Aunque esté en juego tu corazón, tienes que intentar dejar entrar a esas personas otra vez en tu vida, o al menos perdonarlas.

Está bien que te protejas de aquellos que te han hecho daño y que desconfíes de las segundas oportunidades, pero si no quieres arruinar tu vida tienes que quitarte ese escudo. A veces las personas cometemos errores. Y tú mayor problema es que te cuesta confiar mucho en los demás. Abre un poco más tu corazón y no seas tan rencoroso/a.

2018-06-20T10:40:37+00:00