Piscis, todo el mundo te conoce por ser un enamorado de la vida. A ti el amor es algo que ya te resulta conocido. Eres una persona a la que le encanta estar enamorado, pero, sobre todo, te encanta compartir tu vida con alguien a quien amar. Eres demasiado confiado y un romántico de la vida. Y es por esta razón por la que siempre terminan rompiéndote el corazón, Piscis, porque tú te haces ilusiones demasiado pronto.

Confías demasiado pronto en los demás y al final pasa lo que pasa. Después de todo lo que has vivido, ahora te resulta difícil volver a dejar entrar a alguien a tu corazón o volver a confiar en alguien. Pero cuando encuentras al amor verdadero, Piscis, todos esos miedos desaparecen y aprendes a dejar al pasado en el pasado. Cuando encuentras a esa persona que te hace volver a confiar, volver a amar, vuelves a tener fe en el amor.

Cuando te enamoras de verdad, vuelves a ser claro con tus sentimientos, porque ahora, lo menos que quieres, es volver a tener que sufrir.

Eres claro y directo desde el primer momento para que no vuelven a jugar con tus ilusiones. Cuando encuentras al amor, Piscis, vuelves a encontrarte a ti mismo. Cuando estás enamorado, Piscis, es cuando sientes que puedes volver a ser la persona que tú quieras. De hecho, te vuelves alguien más maduro y fuerte que ya no tiene miedo a ser pisoteado. El amor, Piscis, te hace sacar a la luz la versión más fuerte de ti mismo.

El amor también te hace ser una persona con los pies en la tierra, aferrada a la realidad. A ti te encanta soñar, te encanta imaginarte la vida que te gustaría vivir, pero cuando te enamoras, sientes que no tienes la necesidad de ello. Y por eso, Piscis, cuando encuentras el amor, te vuelves alguien más practico, más realista. No tienes que buscar soluciones en tus sueños porque ya las tienes en la realidad.

Y lo mejor de todo, Piscis, es que el amor te hace ser una persona más valiente, te hace salir de tu zona de confort y exponerte a todos tus miedos. No solo a tus miedos dentro de la relación, si no tus miedos como persona individual. Cuando estás enamorado, Piscis, dejas de tener miedo y te sientes con ganas de probar todo eso que no has probado nunca. Cuando te enamoras locamente, Piscis, te conviertes en alguien invencible, alguien maduro y sensato al 100%. A ti te encanta enamorarte, así que, querido Piscis, disfruta de ello.