Cuando conoces a Capricornio por primera vez, lo primero en lo que te fijas es en su cara de pocos amigos. Pensarás que no tiene nada de sentido del humor y que le gusta estar con una actitud muy seria todo el rato. Llegarás a suponer que es una persona muy introvertida y que no sabe divertirse con un poco de locura. Pero ¿sabéis qué? Que os equivocáis. Una vez que conoces en profundidad a la cabra, puedes ver que en realidad es una persona con un interior muy divertido, incluso con una parte muy infantil. Es como si en el fondo fuera un niño desconfiado que quiere divertirse y amar. Es obvio que el humor de la cabra no es el más cálido del mundo, al contrario, es seco como el desierto, pero ahí está y aunque no os lo creáis, roba muchas sonrisas.

Cuando tienes la suerte de estar con un Capricornio, te das cuenta de que va muy en serio cuando promete cosas y que pocas veces te sentirás descuidado, porque la cabra no es como los demás amores. Si los sentimientos que tiene por ti son fuertes, el lazo que os une lo será aún más, porque Capricornio siempre lo intenta hacer de la mejor manera posible. Te llevará al límite algunas veces y hará todo lo posible por sacar potencial a todo lo que vea que tiene futuro en su relación, porque la cabra mueve bien el culo cuando se trata de hacer las cosas bien.

Con Capricornio, en realidad siempre es un placer porque sea para lo que sea, siempre terminas aprendiendo algo nuevo.

Cuando estés con un amor así de grande, verás cómo vas a obtener tanto como des o incluso más, pero claro, siempre y cuando exista una actitud recíproca y nadie sea más que nadie. No puede con la gente que se cree que es de la realeza y que va con todo el orgullo en el pecho haciendo el ridículo y mirando a los demás por encima del hombro.

Las relaciones con Capricornio no son monótonas, demasiado públicas, falsas o frías. Las relaciones con Capricornio son muy HOT, pasionales, sólidas, divertidas y REALES. SIEMPRE.

2020-09-18T12:29:17+02:00