CÁNCER Y EL DÍA DE SAN VALENTÍN

San Valentín, es una fecha muy señalada en el calendario de todos los signos del zodiaco. Pero en el caso de Cáncer, más y mejor. Cáncer, no tiene la necesidad de demostrar en un solo día, todo el amor que puede llegar a tener hacia una persona. Pero en el fondo, lo ama. Cáncer, ama San Valentín. Es la excusa perfecta, para sacar su lado más romántico, creativo y salvaje. Romántico, porque Cáncer, tiene maravillas dentro de su corazón y sí, lo demuestra todos días. Nadie se puede llegar a imaginar mejor, lo que puede demostrar en esta fecha tan especial.

Cáncer es creativo, porque no hace lo típico. Sus regalos, no se reducen a una buena caja de bombones o una cena íntima para dos. Cáncer, rompe las reglas y sobrepasa todos los límites posibles. Sus detalles, están fuera de normal, y sí, son jodidamnet* insuperables.

Regalos, que aparte de únicos, son muy pero que muy personales. De esos, que te hace llorar, aunque no quieras. En serio, el cangrejo lo hace de lujo. Cuando se trata de dar de lleno en la patata, da en el blanco. Y Salvaje, muy salvaje. No hace falta explicar con palabras este término, porque se entiende por sí solo. Cáncer, una habitación, intimidad, mucho deseo, placer, en fin… una locura. Para el cangrejo, lo ideal sería poder compartir este día con gente como Piscis o Escorpio. Agua. Mismo elemento. Mismas ganas de provocar un tsunami emocional. A cambio, pide ser la persona más feliz de la tierra. Solo eso.