Cuando te buscan, te encuentran. Cáncer eres el signo del zodiaco con el corazón más puro, el que derrocha oro, puro oro con un montón de amor. Brillas, tienen el don de la calidez, de hacer sentir en casa, pero a veces los parásitos no te dejan avanzar, se aferran a ti porque les molesta tu brillo y llega un punto en el que te cansas, en el que ya lo diste todo y no puedes más. Cáncer, eres la misma, pero ahora sabes lo que vales, lo que quieres y lo que mereces. 

Cáncer, gracias por amar así, sin miedo a que te hagan pedazos una y otra vez. Gracias por enseñarnos que el amor incondicional existe, que la lealtad es bonita y que los lazos para toda la vida son posibles. Gracias por tu amabilidad, por hacer posible el sueño de muchos aunque a veces te olvidas de ti. Gracias por tener emociones tan dulces que ayudan a que la vida sea menos pesada. 

Cáncer ahora sabes lo que vales y lo que mereces 

Te cansaste de preocuparte por los demás, de ser quien cede, de no ver la salida. ¿Y sabes qué? Está bien, ya era de hora de que te dieras tu lugar, ya era hora de que te levantaras y vieras las cosas diferente. Ya era hora de que le pusieras límite a los que siempre quieren pisotearte, no estás aquí para solucionarle la vida al otro. 

Tu corazón es bueno, el odio y el rencor no caben ahí, está bien que perdones, pero suelta, deja de obligarte a convivir con personas que lo único que hacen es sacar lo peor de ti. Estás llenando tus días de amargura y dolor por quienes no valen la pena, quédate con la calidad y suelta la cantidad, porque hay unos cuantos que sí te quieren ver feliz. 

Cáncer, eres la misma, pero ahora sabes lo que vales, ahora no te conformas con migajas, con ser la segunda opción, con una sonrisa a medias, con besos forzados o tomadas de mano a escondidas. Ya no estás para esperar a la gente que no sabe lo que quiere de la vida, ahora sabes lo que tú quieres. 

Cáncer, ahora sabes que quieres despertar con una sonrisa, de vivir en paz, de disfrutar tu día, de hacer las cosas que te llenan el alma. Ahora sabes que mereces un amor bonito, alguien que te respete, te cuide y te admire. Ahora sabes que no tienes que soportar  personas tóxicas, sin importar el lazo que tengan contigo.  

Cáncer, eres la misma, pero decidiste abrazar tu salud mental, porque ahora te importa cómo te sientes. Ahora te disculpas contigo misma, te perdonas y te tienes más paciencia. Ahora sabes decir que no quieres hacerlo, aunque el resto se moleste. Ahora sólo quieres ser feliz. 

Cáncer, eres la misma, sensible, emocional, encantadora, pero ahora no todos merecen esa versión de ti y lo sabes. Ahora te tomas las cosas con calma, no te presionas y no te exiges, ahora aprendes de cada lección y evitas encontrarte con la misma piedra. Eres la misma, lo que pasa es que ahora eres tu prioridad y eso a muchos les duele.