Los demás se alegran de tenerte en sus vidas, Cáncer, por ese gran corazón que guardas dentro. Eres el amor en persona y la gente se siente cómoda cuando te tiene cerca. Tienes un corazón lleno de compasión, de humildad y de amabilidad, Cáncer, y gracias a ti, muchas personas han salido adelante. Es tu amabilidad la que hace que la gente sea feliz a tu lado. Siempre, Cáncer, siempre das más a los demás que incluso a ti mismo.

En todo momento estás ahí para los demás, para ayudarlos en cualquier cosa que necesiten. Es esa empatía que tanto te caracteriza la que hace que la gente se alegre de estar a tu lado. Tienes tantísimo corazón que haces todo lo posible por ponerte en la piel de los demás y sentir lo que ellos están sintiendo.

Además, esa intuición tan certera y buena que tienes hace también que la gente acuda a ti cuando tienen un problema o cuando tienen que tomar una decisión. Eres capaz de detectar cualquier problema gracias a ella. Incluso tú mismo a veces te asombras de lo que eres capaz de averiguar y lo mejor de todo es que siempre es cierto.

La gente se alegra de estar a tu lado porque saben que, si tienen dudas, pueden acudir a ti porque les vas a dar el mejor consejo del mundo. Tus consejos son súper valiosos por tu intuición, Cáncer, porque tienes una vena bruja que es capaz de ir más allá y de averiguar cosas que nadie se imagina.

La gente se alegra de tenerte cerca, Cáncer, porque saben que contigo nunca se sentirán dolidos. Eres tan dulce que jamás te atreverías hacer daño a nadie. Que sí, que de tonto no tienes ni un pelo, pero no te permitirías jamás que alguien sufra por tu culpa. Se alegran de tener un corazón tan puro y lleno de amor, de tener a alguien dispuesto a hacer cualquier cosa por los demás, incluso por gente que ni siquiera conoces. Tenerte cerca, Cáncer, son todo ventajas y cualquiera que te tenga, lo sabrá y podrá demostrarlo siempre.