CAPRICORNIO: CÓMO REPARAR TU CORAZÓN ROTO

Lo primero que vamos a dejar claro es que hemos elegido estos consejos para Capricornio porque sabemos que le cuesta un poco recuperarse del desamor. Y todo porque le cuesta enamorarse y cuando lo hace lo hace a lo bestia. Y cuando se acaba… ¡ya os lo podéis imaginar!

Así que ahí tenemos al pobre Capri teniendo problemas para tocar fondo, asumir una ruptura y empezar a volver a salir a la superficie. Con el agravante, además, de las vueltas que la cabra le da a las cosas. Pum, Pum, Pum… Capri se quedan anclado en un punto de reflexión y de ahí a rayarse es todo uno. Lo que más nos choca a todos es verle así por estos temas cuando luego es más duro que una piedra en otros muchos aspectos. Debe ser que la dureza es por fuera y el corazón de Capri por dentro es de un dulce que te mueres, por más que le joda leer algo así.

1 Tómate tu tiempo para sanar

Capri, un corazón roto no se cura de la noche a la mañana. Necesita su tiempo, y esta reflexión es la primera que tienes que hacerte. Cuando se acaba una relación importante, la vida entera de una persona se ve afectada; en su estado de ánimo, en sus relaciones, en sus hábitos diarios… No se quiere ver a nadie, uno está triste, duerme mal, come poco y todo se revuelve en un estómago que lo que tiene es asco a la vida. Sólo se necesita tiempo para que todo vaya volviendo a la normalidad. Ya sabemos lo diligente que eres para trabajarte cualquier tema de tu vida, pero a este tema hay que darle su luto. Hay que llorar lo que haga falta y luego ir dejando las lágrimas atrás y notando que cada día uno está mejor.

2 Aparta los recuerdos

Recordar una y otra vez que cualquier tiempo pasado fue mejor es un error. Porque todo lo que avanzamos cada día y la herida que vamos curando, lo perdemos con estos recuerdos. Estos pasos atrás que nos hacen llorar y ponernos nostálgicos, lo único que hacen es abrir la herida una y otra vez. La pérdida de ese amor se hace más grande cuanto más importancia le damos. Una buena terapia es mirar hacia delante, buscar nuevos planes e ilusiones y mirar atrás lo menos posible. Capri, lo mejor está por llegar. Recuérdalo.

3 Si quieres ser constructivo, recuerda sólo lo bueno de aquella relación

Al hilo del punto anterior, sí que es bueno que si pensamos en el pasado sea para recordar e impregnarnos de todo lo bueno que sucedió, de todo lo que SÍ salió bien. Porque si duele haber perdido algo es porque se valoró y si se valoraba es porque en su momento fue importante y tuvo muchas cosas buenas. Quédate con esas cosas buenas, Capricornio. Y grábatelas a fuego delante de los ojos para que no se te olviden. Y cuando sientas dolor, piensa que es porque sentiste felicidad y enorgullécete de haber tenido esa oportunidad. Algunos ni la rozan en su vida. Y ármate con tus buenos recuerdos sabiendo que tú los hiciste posibles y que con ellos puedes construir otros mejores.

4 Disfruta de este tiempo en soledad

No pongáis caras raras que solos también estamos bien, a veces. Todo el tiempo para uno mismo, para ver a amigos, hacer planes diferentes, y pensar en nuevas opciones para nuestra vida, en nuevas personas que podrían llegar y quedarse es necesario. Vamos, un lujo de etapa en la que soñar, vivir el momento y hacer muchos planes.

5 Aprender a perderse en el momento

Nos pasamos media vida deseando lo que no tenemos en vez de disfrutar de lo que tenemos. La felicidad está ahí no para soñar con ella sino para ponerle la fecha de hoy. No supeditarla a personas, relaciones, a cosas materiales… ¿Qué pasa con la felicidad que proporciona vivir el día a día, de disfrutar de esos momentos pequeñitos de bienestar a los que apenas prestamos atención? Es como esas puestas del sol maravillosas que en vez de disfrutar con los cincos sentidos, dejamos de mirar para hacer la fotito de turno, el selfie dichoso o para contársela a nuestros amigos por mensaje. Así que, Capri, a vivir que son dos días. Disfrútala para estar mejor y para curar tu corazón con detalles maravillosos que nos suceden cada día. Tu felicidad empieza a final de este texto. ¡No la dejes pasar!

6 Explora tu lado emocional, déjale salir

Capri, sabes que tus emociones y tú tenéis un problema de entendimiento. Ellas te buscan a ti pero tú corres para no verlas. O te quedas quieto, pero cierras los ojos. Así, cuando tienes que vivirlas, lo llevas fatal. Si te niegas a ti mismo que amas, sufres o lloras, cuando sean una realidad lo vas a llevar peor. Ama, sufre, llora… es tu alegría, tu dolor o tu capacidad de sentir. Déjalas que vayan contigo. Y algún día aprenderás a quererlas y te liberarás. Y serás mas feliz. Y seguro que ya hay alguien deseando que le dejes quedarse en tu corazón.