Que tu futuro se manche por los errores del pasado. Que tu futuro se manche de la energía negativa de las personas que has ido dejando atrás Capricornio. Te asusta que tu futuro cambie radicalmente y que no sea lo que realmente te mereces: un futuro lleno de prosperidad y de cosas buenas.

Un cambio de trabajo, de casa, de ambiente, de ciudad o de amigos. Un cambio repentino es lo que ahora mismo NO quieres Capricornio para tu futuro, porque sabes lo que es el pasarlo realmente mal por no tener el control de tu vida al completo y no quieres eso de nuevo. Te asusta que venga alguien y que lo joda todo. ¿Sabes qué pasa? Que la gente tiene un concepto muy equivocado de ti. Se piensan que no sufres, que no sientes y ni padeces por las cosas que te rodean, pero lo que no saben es que lo llevas todo por dentro.

Has pasado por situaciones que puede que nadie más las soporte y aquí estás Capricornio y tienes mucho orgullo de ello.

Que no exteriorices lo que sientes en cada momento no quiere decir que no lo sientas, esa es la clave, porque sabes muy bien lo que es el miedo por culpe de la incertidumbre y por no saber que es lo que pasará.

Deja que tu futuro fluya y que venga lo que tenga que venir Capricornio, ahora mismo lo que más te conviene es exprimir cada momento de tu presente y de disfrutar al máximo de las cosas buenas que te están lloviendo ahora mismo. Deja que todo lo tóxico se quede atrás, deja que las personas que te quieren te cuiden Capricornio, deja que el tiempo ponga a cada uno en su lugar.

Los ladrones de energía positiva son como las moscas Capricornio, están en todos lados, pero si tienes un buen repelente (en este caso hablaríamos de tu positividad) tienes la batalla más que ganada. Inunda a tu futuro más próximo de esa vitalidad que últimamente estás experimentando y vuela Capricornio, siempre alto, de la mano de quien te ayude y con los pilares más fundamentales que hay en la vida: el amor, la familia y el trabajo duro. Tú sabes de que va eso así que, a por todas cabra.