La mente puede ser muy cruel, porque te hace creer cosas que no son y te lleva a un comportamiento que jamás imaginaste. Cuando esos pensamientos se vuelven constantes en tu vida, es imposible que no te sientas herido, porque caes en un círculo vicioso, en el que quieres salir de ahí, pero no puedes. ¿Te has sentido así? Confundido, triste, enojado, lo peor es que es contigo mismo, una lucha interna que ni siquiera te permite conciliar el sueño por las noches. ¿Por qué? Te diré cómo arruinas tu vida según el mes en que naciste. 

Enero 

¿En qué momento permitiste que tus inseguridades decidieran por ti? Pasaste de ser una persona que sabía perfectamente lo que quería, a convertirte en el que siempre le pregunta al otro para sentirse confiado en dar un paso. Estás arruinando tu propia vida porque dejas que el miedo haga de las suyas. No te das cuenta de que estás permitiendo que lo bueno pase frente a tus ojos mientras te quedas de brazos cruzados. Tú sabes que en tu zona de confort no eres feliz, ya es tiempo de salir de ahí, suelta la rutina y entra a un sitio en el que sí puedas crecer y aprender. Respira y confía. 

Febrero 

¿Cuánto más? Te has vuelto el villano de tu propia historia, parece que estás buscando la manera más hiriente de hablarte. No te perdonas nada, pero cuando se trata de reprochar eres experto. Las exigencias ya te llegaron hasta el cuello y lo sabes, porque tu vida se ha convertido en un constante estrés. Estás ignorando que arruinas tus días volviendo al pasado, no has dejado tus tristezas, sólo las guardaste en un rincón y vuelves a ellas cada vez que todo va mal. No se vale, es hora de que sueltes ese ciclo malicioso que te resta tu brillo. Aprender a valorar cada día es complicado, pero es la única manera en la que vas a poder sonreír de verdad. Suéltalo. 

Marzo 

Tal vez es tu corazón o la humildad que hay en él, pero parece que tienes un imán para atraer a personas negativas, de esas que te rompen emocionalmente y luego se marchan como si no hubieran hecho nada. ¿Cuántas cicatrices más piensas seguir acumulando? El destino te está poniendo una y otra vez al mismo tipo de persona, porque quiere que aprendas la lección y entiendas que al lado de alguien así no vas a encontrar la felicidad. Estás arruinando tu propia vida por darle lo mejor de ti a alguien que no vale la pena. Deja de pensar siempre en el otro, tus intenciones son buenas, pero te estás hundiendo por cargar con responsabilidades que no son tuyas. ¡Sal de ahí! 

Abril  

Si la gente te pregunta qué es lo que haces mal, seguramente no te tomaría ni cinco minutos mostrar una lista enorme, porque te has convertido en la persona que no se siente satisfecha con nada de lo que hace. Está bien que tus expectativas sean altas, nadie te dice que las cambies, pero no exageres. Estás arruinando tu vida siendo un crítico temible, porque te dices una y otra vez que jamás lo vas a lograr. Eso no es aliento, te estás destruyendo por dentro y tu autoestima ya necesita un respiro. Deja de compararte con los demás, no sabes en realidad por todo lo que también el otro está pasando. Antes de tirar a la basura tus logros, felicita a tu niño interior, porque está deseoso de que alguien le diga que a pesar de todo lo está haciendo muy bien. 

Mayo 

Eres experto en dar, en poner en tus prioridades a los demás, el tipo de persona que metería las manos al fuego por la gente que ama sin pensarlo un segundo. Así de intenso eres, porque te entregas por completo en las relaciones afectivas y está bien. Los demás valoran tu lealtad, pero, ¿qué pasa contigo? Inviertes tanto en otros, pero a ti te dejas en el último sitio y eso está arruinando tu vida. Recuerda que no se trata de ser perfecto, en el camino vas a decepcionar a muchos, pero lo importante es que no pongas tu felicidad para después. No es egoísmo, es amor propio, es buscar tu bienestar en todos los sentidos. De lo contrario, no podrás ayudar al resto. 

Junio 

Te has acostumbrado a todo, a no preguntar, no exigir, no compartir eso con lo que has soñado por años. No se vale que todo ese montón de deseos ahora sólo están empolvados en tu mente, porque te conformas y haces como que estás bien cuando no es así. Estás  arruinando tu propia vida cuando te estancas y lo normalizas. No es que eso te haga feliz, es que te aterra ir por otro camino y que las cosas salgan mal. Estás bajando tus estándares para complacer a los demás, pero eso te hace sentir decepcionado y lo sabes. Ya es tiempo de que te arriesgues, porque te mereces mucho más que eso, escúchate por favor. Date la oportunidad de ser feliz. 

Julio 

¿A cuántos más? Les has vuelto a abrir las puertas de tus emociones a gente que ya te demostró que no tiene ni la menor idea de lo que es la lealtad. No es sano que te usen de esa manera y que se aprovechen de la bondad que hay en ti. Es cierto, las personas lastiman todo el tiempo, pero no todas lo hacen con la intención de romperte y después volver con una sonrisa cínica. Estás arruinando tu vida cada vez que les das otra oportunidad, porque cuando tus heridas apenas están cicatrizando las vuelves a abrir. Por favor, deja de esperar que algún día van a cambiar, se te puede ir la vida entera. Es mejor marcharse aunque duela. 

Agosto 

Ten mucho cuidado, porque se te están yendo momentos memorables, ya no volverán y quizás el día de mañana con un poco de grietas en la piel te sientas muy arrepentido por haber cedido cuando no querías. Estás arruinando tu vida cada vez que te pones un alto y no vives al máximo. Algo en ti te ha hecho creer que todo es seguro cuando no es así. No se trata de planear y planear, la verdadera esencia de existir está en dejarte llevar, en intentar lo que sea y sentirte orgulloso al día siguiente. Las culpas y los arrepentimientos, sólo te hunden. Recuerda que cada vivencia es una lección, pero si sigues ignorándolas te perderás de muchos suspiros llenos de felicidad. 

Septiembre 

Sí, es muy incómodo, a veces doloroso, aceptar que los caminos desconocidos no siempre nos van a llevar a donde queremos. Sin embargo, todo el tiempo te estás haciendo menos sólo porque el de al lado va un paso más adelante. Es muy triste que hayas caído en esta absurda idea de competir, cuando en realidad se trata de que tú mejores, de que aprendas, de que ames. Estás arruinando tu vida cuando te comparas y en lugar de aplaudirte te reclamas. Te has enfocado tanto en lo malo que hasta te resulta vergonzoso verte al espejo, ¿sabes por qué? Estás viendo a tu ego, deseoso por sobresalir sin importarle tus verdaderos sentimientos. No le des gusto, eres mucho más que eso, trabaja para vencerlo y notarás como todo cambia para bien. 

Octubre 

Las pausas en la vida son indispensables, nos ayudan a centrarnos en lo que queremos y en lo que no queremos. Está bien tomarte el tiempo para sanar, para escucharte y dejar ir manías que sólo entorpecen tu andar. Sin embargo, estás arruinando tu vida cada vez que usas como pretexto el darte un tiempo, porque en realidad no quieres enfrentar una situación, sea mala o buena. Simplemente, te da miedo, no quieres ser el vulnerable de la historia. Así que irte se ha vuelto el mecanismo de defensa ideal. Ya es tiempo de que te des cuenta de que te estás lastimando y estás acumulando rencores. No huyas, la vida también se trata de bajones, pero confía, no serán para siempre. 

Noviembre

Una vez leí que si tu objetivo se ve muy lejano, lo puedes romper, así vas paso a paso en el camino. Es cuestión de perspectivas, cuando estás en el problema lo ves muy grande y sueles irte por lo negativo, pero no siempre es así. Eso es lo que está arruinando tu vida, que le encuentras lo malo a todo. No se trata de que sonrías siempre, ni  de que maquilles tus emociones, pero tampoco te hundas en el dolor. Tú eres el único que puede darle un giro a tu vida. Por más que los otros te amen, te cuiden, te motiven, si tú no quieres hacerlo te quedarás en donde mismo. Sin embargo, hoy es buen día para intentarlo, empieza por agradecer todo lo que tienes y no quejarte de lo que te falta. 

Diciembre

Tu corazón es tan grande, que debería estar lleno de recuerdos y no de rencores. No le des espacio a personas que te hicieron daño, porque eso sólo es sinónimo de romperte y amargarte. Estás arruinando tu vida cada vez que remueves todas esas emociones negativas y no se vale. Tú te esfuerzas mucho como para permitir que te agobien de esa manera. Te mereces una vida bonita, recuerda que el que perdona es el más fuerte, es el que sana y el que tiene la valentía de quererse por encima de todo. Está bien que seas cauteloso y desconfiado, pero las nuevas personas no tienen la culpa de lo que viviste en el pasado. Deja que todo fluya y notarás que la felicidad llega sin pedirla.