Todos alguna vez en nuestra vida fuimos esa persona cruel, la que no se tocó ni un momento el corazón para hacer sentir mal a alguien más. No es fácil cuando nuestras emociones negativas toman las riendas, porque nos volvemos muy hirientes y terminamos diciendo cosas imborrables. Cada signo del zodiaco tiene una manera particular de respirar profundo antes de cometer un error. Así es cómo controlas su lado tóxico para no dañar a los demás según tu signo, sobre todo, cuando se trata de alguien que amas. Al menos, tienen la humildad de pedir perdón, porque saben que al final nadie es perfecto y que sobre la marcha se aprende. 

Aries 

En el momento que la rabia se apodera de tu andar, Aries, es mejor que nadie se cruce en tu camino, porque eres capaz de descargar todo ese dolor, frustración o enojo, en alguien que no tiene la culpa. No es un secreto que eres un signo de mecha corta y cuando escuchas a tu lado rencoroso el ambiente se pone bastante tenso. Tu instinto loco es el que se vuelve grosero e intolerante. Mientras que tu inteligencia te lleva a decir palabras que no se olvidan jamás. En el fondo sabes que odias esa parte de ti, porque tu corazón es muy dulce y no quieres perder a personas que sí valen la pena. Es por ello que prefieres huir, buscar un espacio en el que puedas analizar y después tomar la mejor decisión. Tiempo es lo que necesitas, en especial porque te cuesta admitir cuando estás molesto, aunque tus gestos lo gritan. 

Tauro 

La verdad es que mientras no se metan contigo y tus sueños, todo es paz a tu alrededor. No te gusta involucrarte en chismes y mucho menos juzgar a las personas. Sin embargo, la cosa cambia cuando alguien intencionalmente te hace daño, porque ahí es cuando muestras tu lado obsesivo. Te cuesta muchísimo controlar a tu mente y hay una parte en ti que está deseosa de venganza. Tú no pierdes ningún detalle, cualquier información que te pueda servir la usas a tu favor y puedes llegar a tocar fibras muy sensibles. No te estás quieto hasta que obtienes todas las respuestas que quieres sobre la situación y eso hace que tus pensamientos estallen. La única manera en la que controlas tu lado tóxico es cuando enfocas tu energía en otra cosa, necesitas mantenerte ocupado hasta que se te pase. 

Géminis 

Lo que hace que pierdas la paciencia, es que haya personas en tu círculo a las que no les molesta hablar con la boca llena de mentiras. No concibes la hipocresía y ahí es cuando tu lado tóxico se vuelve imparable. Por lo regular, eres muy desapegado, dejas ir todo lo que te hace daño, pero hay quienes se vuelven una piedra constante en tu camino y ahí es cuando tienes que ponerles un alto. No vas a permitir que lleguen a burlarse de tus inseguridades y mucho menos que jueguen con tu corazón. Para ti hay algo muy claro, el respeto y el cariño se ganan, quizás te esfuerzas para no lastimar, pero eso no significa que vas a dejar que te vean la cara. Te da igual si tienes que montar un drama para que entiendan que contigo las cosas son en serio. Si alguien no lo entiende, pues que se vaya, no eres de los que obliga. Quieres que se queden porque les nace. 

Cáncer 

Hay tres cosas en esta vida que hacen que se te revuelva el estómago: la traición, el egoísmo y la falta de respeto. Eres un signo muy tolerante, pero hay quienes se esfuerzan en que saques tu lado malo, porque todo el tiempo están viendo la manera de ponerte el pie para que tropieces y después burlarse. Lo que no saben es que cuando tu lado tóxico aparece no siempre lo controlas y puedes llegar a romper corazones. Lo tuyo no es lastimar, pero… como dicen por ahí, si te buscan te van a encontrar y no les va a gustar ni un poco. A menudo, te cuesta mucho entender que hay quienes sólo están de paso en tu vida y hay que soltar, porque estar a su lado saca lo peor de ti. Nadie es responsable de tus emociones y lo sabes, pero tampoco te vas a quedar con alguien que te llena de energía negativa. Es obvio que tu carácter es fuerte, sin embargo, no vas a guardar rencor toda la vida. 

Leo 

A veces, es indispensable que elimines a personas de tu vida y no les avises, ya están lo suficientemente grandecitas como para que quieran explicaciones, sabiendo que hacen cosas que te lastiman. Tú no te andas con juegos, si te hieren es mejor que se preparen para el adiós, porque los vas a borrar de tu vida en un segundo. Te da igual si eso significa que tengas que enfrentar noches de dolor, si su compañía te daña no la quieres. Al principio tu lado tóxico puede hacer que te sientas un poco obsesionado con la situación, porque quieres atar cabos y encontrar la razón de todo. Digamos que es la única manera en la que tu mente se queda tranquila. No son arrebatos, eliminas su contacto de todas las redes sociales y evitas ir a sitios en los que te puedas encontrar a esa persona. Así es como te controlas, porque sabes que al menor contacto puedes decirle cosas muy feas. 

Virgo 

La verdad es que de ti pueden hablar pésimo, Virgo, pero son contados los que se animan a decírtelo cara a cara. Ahí es cuando te das cuenta de lo mucho o poco que alguien vale. No estás dispuesto a lidiar con gente así, nunca se te ha dado eso de andar rogando. Te dicen tóxico porque tienes la valentía de poner límites, porque no te conformas y haces las cosas que te dicta el corazón, pero también la razón. Tienes demasiadas cosas en que pensar como para perder tu tiempo y energía en tonterías. Para ti tus proyectos y metas son sagradas, si alguien sólo interfiere en ellas, quieres que se aparte. Tus emociones negativas quedan claras cuando te alejas, pero nada más. No vas a desgastarte por nadie y mucho menos arrodillarte. No importa si te llaman exagerado, tu paz mental está por encima de todo. 

Libra

De ti hablan mucho, pero pocos tienen los pantalones de decirte cuando algo les molesta. Eres una persona muy pacífica, tu mente siempre está viajando en todos los planes que quieres cumplir y rara vez dejas que la mala vibra de otros interfiera en tus objetivos. Sin embargo, hay algo que despierta tu lado tóxico, cuando te sientes herido o traicionado, es posible que tu parte despiadada se active y ahí ni de broma te tocas el corazón. En un lapso puedes derribar a la persona, porque tienes el don de darle en su lado más débil. No eres de los que hace daño por gusto, simplemente reaccionas a sus tratos. Aunque, no te dura mucho eso de ser malo, porque tu alma dulce no quiere envenenarse por culpa de quien no vale la pena. Eres capaz de analizar la situación y entiendes que lo mejor es dejar ir, sacar a esas personas de tu vida y trabajar en tu mejor versión. 

Escorpio 

A ti de verdad que te da mucha pereza esa gente que necesita humillar a otros para sentirse bien. Eres un signo que todos los días lucha para quitarse la energía negativa de encima, porque tienes la mala suerte de enredarte con personas que lo único que hacen es lastimar. Escorpio, lo que no saben es que cuando tus emociones toman el control no hay poder humano que te detenga y puedes dejarlos con un muy mal sabor de la vida. Digamos que tu lado oscuro es una ira incontrolable que no entiende de razones y que te quema por dentro. La manera en la que evitas hacer sufrir a los que amas es dándote un buen tiempo. No es que quieras cortar el lazo para siempre, pero necesitas un descanso alejado de todo y de todos. De lo contrario, tu amargura no se acabará fácilmente. 

Sagitario 

En la vida hay muchas caras que vemos y no sabemos ni la mitad de sus verdaderas intenciones. Sagitario, tú tienes muy claro que hay cosas que hay que soltar por salud mental, emocional y física. No puedes engancharte con alguien que ni siquiera se quiere a sí mismo. No pasa nada si te centras en lo positivo e ignoras, eso es lo que te ha ayudado a no caer en actitudes tóxicas. Te has dado cuenta de que si inviertes ese tiempo en ti es mucho más sano y liberador. A veces, lo único que necesitas es salir a dar una vuelta, olvidarte de todo y pensar en lo que te llena el alma. Mientras tu centro esté bien, que el mundo ruede. Hace tiempo que te dejó de importar la opinión de los demás y si te quieren decir egoísta, que lo hagan. Al final, tú sabes que no estás aquí para provocar sonrisas a nadie, tu responsabilidad es encargarte de la tuya. 

Capricornio

A veces, no tienes otra opción que reparar tu propio corazón. No es que no tengas sentimientos, es que la vida te ha enseñado a superar situaciones muy duras y al mismo tiempo te recuerda que eres capaz de lograr lo que sea. Tu dolor es algo que mantienes alejado de gente que no es de fiar. Es por ello que cuando tu lado tóxico se activa lo primero que haces es huir. Esa es la manera que has encontrado para defenderte de la crueldad de las personas que supuestamente dicen amarte y a la primera oportunidad te dañan. No quieres a un montón de caras tiernas prometiéndote amor, quieres acciones, porque esas hablan por sí solas. Sin embargo, tu objetivo no es odiar a nadie, en su conciencia quedan sus malas acciones. Si te dieron en donde más te duele, ahora que sean valientes para enfrentar tu ausencia porque tú no eres de los que vuelven. 

Acuario 

La vida te sacude, te tumba, te corrige, te premia. Es muy impredecible, con ese toque de locura que atrapa, muy parecida a tu personalidad Acuario. Tu carácter es tan relajado, que es muy raro cuando permites que tu lado tóxico se apodere de la situación. No te gusta vivir con la sensación de que desprecias a alguien, a ti nadie te debe nada, lo que has dado es de corazón y los que te hicieron daño cargarán con ello. Ya no estás para suplicarle a nadie, pero tampoco para esperar a que cambien. Lo único que haces es aislarte, no hablas, meterte en chismes no se te da. Tu objetivo es volver a ti, no evades, sin embargo, no montas un drama. Fluir es tu mejor opción, cuando lo haces las personas correctas son las que se quedan a tu lado. 

Piscis 

Hasta da risa cuando la gente argumenta que ya cambiaste, no lo hiciste, simplemente le diste su sitio a cada quien. Hay personas que tenías en un pedestal y sinceramente no merecían ni la mitad de tu tiempo. Suelen subestimar tu carácter, porque eres tranquilo, una persona muy entregada y amorosa, pero… pobre del que despierta tu lado tóxico, porque no te llevas nada mal con la ira y la rabia. Por mucho tiempo te guardas cosas hasta que ya no puedes más y explotas. Es posible que te arrepientas y que luego te dé el bajón, pero en el momento eres capaz de que esa persona se revuelque de tristeza. Tú no te andas con pequeñeces, si el juego se trata de dañar, te conviertes en un maestro. Por supuesto, con los que amas eres más comprensivo y paciente, pero tampoco vas a dejar que te vean la cara.