Todos tenemos una parte de nosotros que no cede delante de cualquier cosa. Sin embargo, es cierto que algunos somos más peleones que otros. Este rasgo define, y mucho, las relaciones que tenemos con los que nos rodean, y controlarlo un poco nos puede ser de gran utilidad. Por ello, en este artículo, descubrirás cómo de peleón eres según tu signo del Zodiaco. De este modo, conoceréis un poco más sobre este rasgo que hay en vosotros y podréis valorar si es necesario hacer pequeños cambios. Tened en cuenta que vuestras relaciones, en parte, dependen de ello. 

Aries

Los Aries no son personas de lo más peleonas y es que se adaptan fácilmente a los demás. De hecho, se puede decir que son personas que odian las peleas y que intentan mantenerse lo más alejados posible de ellas. Es una buena forma de vivir la vida, aunque también es necesario entender que no siempre debemos dar la razón a los demás. 

Tauro

Los nativos del signo de Tauro son personas peleonas hasta límites inimaginables. De hecho, para ellos, todo es una lucha constante en la que sus valores e ideas son, casi siempre, los mejores. No dan su brazo a torcer fácilmente, pese a que luego puedan darse cuenta de que iban errados. Lo mejor para lidiar con los Tauro en estas ocasiones es dejar que hagan lo que crean mejor y dejarlos reflexionar. De este modo, evitaremos las discusiones y las peleas con ellos, ya que no nos llevarán a ninguna parte. 

Géminis

Los Géminis, pese a que pueden ser personas muy fáciles de llevar, son bastante peleones cuando se les mete algo en la cabeza. Dada su naturaleza dual, podemos ver en ellos los dos extremos: por un lado, son de lo más flexibles; pero, del otro, pueden ser personas muy peleonas a las que siempre les gusta tener la última palabra. Cuando se encuentran en esta fase, es mejor dejarles hacer y no interponernos en sus planes. 

Cáncer

Los Cáncer no son, para nada, personas a las que les guste pelear. Y, además, no son de los más orgullosos del Zodíaco. Debemos tener en cuenta que, aparte de su familia y de sus ideales, los nativos del signo de Cáncer no se ofuscan fácilmente ni necesitan llevar la razón en todo momento. Son personas con las que se puede hablar tranquilamente y llegar a acuerdos. 

Leo

Los que han nacido bajo el signo de Leo son personas peleonas en todos los sentidos que se le pueda dar a esta palabra. Tanto en el trabajo como en el amor, los nativos de Leo demuestran una capacidad de liderazgo innata y hacen valer sus ideas. Cuando se han trazado unos objetivos, resulta muy difícil hacerles cambiar de opinión y podemos estar seguros de que van a pelear por ellos tanto como sea necesario. 

Virgo

Los Virgo, al igual que sucede con los Leo, son personas muy peleonas. De hecho, si hay algo que les importa, no van a ceder fácilmente ante cualquier negativa ni se van a dejar asustar por los obstáculos que les ponga la vida. Además, cuando se entra en una discusión con ellos, suelen tener la necesidad de llevar la razón. Y, siempre serán los que tendrán la última palabra. Son personas muy abiertas, sinceras, con las ideas muy claras y bastante tercas en lo que consideran importante para ellas. 

Libra

Si hay un signo en el Zodíaco que no es nada peleón es Libra. Los que han nacido bajo la influencia de este signo odian las peleas y, además, huyen de aquellas personas con las que no es posible mantener conversaciones razonables. Si entendemos la palabra “pelear” como luchar por sus objetivos, los Libra tampoco son los que más destacan, pues suelen dejarse llevar por las situaciones que les ofrece la vida e ir modificando su camino en función de ello. 

Escorpio 

Escorpio es, junto a Leo, uno de los signos que más pelean por todo. Cuando establecen un objetivo, no van a parar hasta conseguirlo, aunque ello pueda poner en peligro alguna de sus relaciones o pueda hacer daño a alguien más. Lo cierto es que, por este motivo, las relaciones con los Escorpio pueden ser complicadas. Nunca sabemos por dónde nos van a salir y esto los convierte en personas en las que no acaba de ser fácil confiar. 

Sagitario

Un Sagitario es una persona que fluye con la vida y tiene las cosas muy claras: vivir el momento y disfrutar de todo. No son personas que necesiten llevar siempre la razón en todo y suelen escuchar cuanto los demás tienen por decir. Aprenden de la vida y de la experiencia de los demás, por lo que suelen ser personas abiertas y fáciles de llevar. 

Capricornio

Los Capricornio son personas bastante tercas que no suelen dar su brazo a torcer. Saben bien lo que quieren y no dudarán en hacer cuanto sea necesario para conseguirlo. Sin embargo, y a diferencia de los Escorpio, irán con cuidado con aquellos que tienen cerca e intentarán conseguir sus objetivos sin dañar a nadie. Además, los Capricornio son personas muy inteligentes emocionalmente, por lo que saben cuando es mejor dejar ir a una persona y evitar estas discusiones que no los llevarán a ningún lado. 

Acuario 

Los Acuario son personas que viven la vida y dejan vivir. Les encanta tener su espacio y no dependen de nadie para nada. O, al menos, lo intentan con todas sus fuerzas. No son personas que se establezcan objetivos a largo plazo, por lo que van haciendo en función de lo que reciben. No les gusta pelear por nada ni por nadie. Buscan una vida simple y sencilla en la que solo deban aprovechar las oportunidades y los buenos momentos que les van llegando. 

Piscis

Los que han nacido bajo el signo de Piscis sí tienen este rasgo en ellos y, además, muy marcado. Son de aquellas personas que pelean por conseguir todo cuanto quieren o creen que necesitan y no suelen dejar nada a medias. No les importa entrar en discusiones y pelear por lo suyo si así lo ven necesario. Y, además, son de los que siempre quieren tener la razón y decir la última palabra, aunque sea de un modo muy sutil. 

Ser peleón, en determinados momentos, es bueno. Debemos entender que, en la vida, vamos a vivir momentos de todo y que tener las ideas claras y ser directos nos ayuda a conseguir lo que nos hace falta para sentirnos felices. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que no siempre vamos a estar en lo cierto y que es necesario escuchar a los demás. Esta es la manera en la que crecemos y nos desarrollamos como personas y, encerrarnos en nuestras propias opiniones, no siempre nos llevará al éxito.