Jamás me atrevería a decir que lo superas, aprendes a vivir con el dolor, con ese vacío que te hace preguntarte una y otra vez, ¿por qué? Nunca te despides del todo, esa persona se queda ahí, en las cosas que le gustaban, los aromas que amaba, en la Luna, el cielo, las estrellas o el mar. De pronto, las lágrimas vuelven a aparecer y aunque sabes que ya no volverá, darías lo que fuera sentir una vez más el calor de sus abrazos. Nadie te enseña a seguir, eres tú luchando contra esa cicatriz, te esfuerzas mucho para sonreír, pero hay momentos en los que la amargura te visita. Es duro, ¿cómo dice adiós cada signo cuando pierde a un ser querido? 

Aries 

En la vida has experimentado altas y bajas, pero nada se compara con ver partir a quien amas. Ya no vas a poder enviarle mensajes, ni escuchar su voz, ni verlo cumplir sus sueños. Esa despedida se clava en lo más profundo de tu alma y te hace sentirte muy enojado, quisieras que se tratara de la peor de las pesadillas, pero no. Aunque estés destrozado por dentro, tienes que continuar y detestas que las personas minimicen por lo que estás pasando. Cuando se pierde a un ser querido, el tiempo no importa, pueden pasar años, pero basta con que vengan los recuerdos a tu memoria para que tus emociones formen un nudo en tu garganta. Ahí es cuando necesitas un respiro, alejarte de todos para abrazar el dolor. 

Tauro 

La partida de un ser querido te pone entre la espada y la pared. Es tu ansiedad la que se apodera del momento, porque te asusta que las cosas se te salgan de control y en esos casos no puedes hacer mucho. La vida te cambia, te llena de grietas y aunque lo intentes jamás vuelves a ser el mismo. Cuando alguien que amas se va de este mundo, lo único que quieres es encontrar consuelo en las personas que siempre te han demostrado lealtad. Esas que no necesitan decir mucho, pero se quedan ahí, acompañándote en cada lágrima. De alguna manera, te dan la calma que necesitas, porque te recuerdan que volverás a estar bien. En esos momentos agradeces mucho los abrazos genuinos. Sabes que no será fácil, pero tu red de apoyo te puede ayudar. 

Géminis 

Por fuera te ves fuerte y lo eres, hay muy pocas cosas que te hacen tirar la toalla. Sin embargo, decirle adiós a un ser querido es algo que causa tremendo caos en tus pasos. No lo viste venir y eso es lo que más te causa conflicto, no haberle dicho las últimas palabras. En las que pudiste haberle expresado lo importante que era para ti. Quizás eso te acompañe toda la vida, serán muchas las veces que termines hablándole a mitad de la noche. Géminis, te quedas con eso y duele, duele que el resto no entienda que hay cosas que se te salen de las manos. En esos casos necesitas un tiempo, tu propio espacio, en donde puedas analizar tus pensamientos. Lo que quieres es llorar, gritar, enojarte, sacar todo lo que te has guardado. Eres resiliente, sabes que vas a sanar, pero no será de la noche a la mañana. 

Cáncer

Hay una parte de ti que se repite todos los días, que ya es tiempo de apagar las lágrimas, que hay que dejar descansar a esa persona, pero tus emociones rara vez entienden de razones. Eres un signo que cuando ama lo hace desde las entrañas y eso implica que sea para siempre. Tal vez el cuerpo físico ya no esté, pero todo lo vivido queda impregnado en un rinconcito de tu corazón, que nadie puede tocar. Cuando pierdes a un ser querido te sientes aturdido y un poco culpable. Cáncer, no dejes que tu mente te mienta de esa manera, diste lo mejor de ti y esa persona lo supo. Ya nada volverá a ser como antes, pero tienes que aprender a lidiar con el dolor y vencer a la depresión. No hay prisa, da pasos pequeños si es necesario, pero no te quedes quieto. Lee bien, lo vas a lograr, sigue adelante, que alguien te observa orgulloso desde el cielo. 

Leo 

¿Cómo lo haces? Es muy triste acostumbrarte a la ausencia de alguien que amas. De pronto, ves a esa persona en todas partes. La encuentras en cada habitación, en los pasillos, la sala y hasta en los aromas de la cocina. La verdad es que nunca se termina yendo del todo y ahí es cuando te sientes confundido, herido y con la esperanza de que por la noche cierres los ojos para que al despertar todo vuelva a la normalidad. Te cuesta muchísimo, porque el duelo apaga tu esencia, tu brillo ya no es el mismo. Incluso fingir la sonrisa duele. Leo, date permiso de llorar hasta que tus ojos te digan que es momento de parar. Sé que extrañas a esa persona y que hubieras querido que las cosas fueran distintas. Sin embargo, tienes que confiar un poquito más, porque algún día se volverán a encontrar. 

Virgo 

Hay veces en las que la lógica no es suficiente. Tú eres un signo muy inteligente, un tanto cuadrado, minucioso y con la manía de tener todo bajo tu control. Te encanta ser así, porque es la manera en la que has logrado conseguir todo lo que quieres. Sin embargo, cuando el corazón se desgarra no hay mucho que pensar, ni el pésame más genuino te alivia. Eres la persona que por fuera aparenta una fuerza superior, pero tienes tu parte frágil, la que se activa cuando pierdes a alguien que amas. Por más que intentes disimular, se te nota en la mirada que tu alma ya no puede más. Tus emociones se fragmentan y desde ese instante tu vida ya no vuelve a ser la misma. Hay veces en las que volteas desesperado al cielo buscando una respuesta, pero terminas decepcionado bajando la cabeza. 

Libra 

Nunca permitas que nadie critique tu dolor, sólo tú sabes lo mucho que te derrumbaste al enterarte de que esa persona ya no estaba en este mundo. Fueron noches en las que el dolor te anestesiaba el alma y pensaste que no te volverías a levantar. Sin embargo, suspiraste más fuerte y entendiste que no podías hacer nada. Así que ahora trabajas en tu mejor versión para honrar su memoria. Libra, no lo niegas, hay días que son muy tristes, en los que logras grandes cosas y quisieras correr a mostrarle, pero sabe que donde quiera que esté sigue tus pasos. Al principio caes muy duro, porque tus emociones no encuentran salida y te sientes muy frustrado, pero poco a poco vas encontrando la clave para curar tus heridas. Lo irónico es que su ausencia termina volviéndose un impulso para no rendirte y eso lo agradeces cada vez que miras al cielo. 

Escorpio 

No hay más, se extraña siempre, se llora en silencio y se vuelve a sentir el dolor quemando en el pecho. La partida de un ser querido te sacude a un nivel indescriptible, te refugias en tu lado más oscuro y simplemente no quieres saber nada del mundo. De hecho, te molesta mucho que usen tu dolor para hacer chismes, detestas que los hipócritas se aparezcan en un momento tan difícil. Es por ello que muchas veces te tragas todo y eres capaz de seguir sonriendo sólo para que no se atrevan a preguntarte nada. Eres fuerte, pero también te caes, te hundes hasta que te olvidas de tu nombre y luego vuelves a empezar, porque no hay más. Lo que quieres es un momento de paz, en el que puedas hablar con ese ser querido y despedirte de verdad. 

Sagitario 

Son pocas las veces que permites que el dolor te impregne hasta el último rincón de tu alma. Sin duda, perder a un ser querido te deja una grieta para toda la vida, la que basta con volver a acariciar para que te pasen por la mente todas esas vivencias. Es duro, porque tenías planes a reventar y de pronto tuviste que guardarlos. Sin embargo, eres muy fuerte, no te atreverías a descargar lo negativo en nadie más. Por eso prefieres centrarte en lo tuyo, en hacer las cosas que te gustan, no importa si las lágrimas se hacen presentes. No te vas a dejar vencer, aunque tengas que luchar semanas enteras. Al final, sabes que el respirar se trata de un viaje y que si tú sigues aquí es por algo. No puedes dejar que tus sueños se pierdan entre tanta tristeza. 

Capricornio

Descanse en paz… Qué desgarrador es escuchar eso, la frase te sacude la mente hasta quedar aturdido. Sin embargo, no sientes nada, el dolor te nubla las emociones y te impide conectar con las personas a tu alrededor. Estás, pero no estás y eso te causa demasiada desesperación. De pronto, te hundes en tus pensamientos y lo único que quieres es no despertar. Definitivamente, necesitas un tiempo para volver a ser tú, el trabajo te puede ayudar en esos casos y lo agradeces, porque no estás evadiendo tus emociones, sólo intentas despejar un poco la mente. Lo que no quieres es que te presionen ni que te estén recordando la herida. A veces, basta con un abrazo acompañado del silencio. 

Acuario  

Hoy estás extrañando mucho, tus días ya no han sido los mismos y no hay un instante en el que esa persona especial no entre a tus pensamientos. Es tu sensibilidad la que te permite abrazar su partida de una manera muy sanadora. Acuario, no eres de los que hace como que no pasa nada, si tienes que llorar, gritar o lo que sea, lo harás. En el fondo sabes que entrar en catarsis es lo que necesitas para echar fuera todas esas cargas que no te permiten avanzar. Tu corazón se parte en mil pedazos y no quieres compartir cosas tan privadas con gente a la que realmente ni le importa. Te alejas porque es la única manera en la que puedes recordar en paz. Te quedas con lo bueno, cada carcajada, sus conversaciones, sus manías, sus locuras. Ese ser en realidad nunca se irá de tu vida. 

Piscis 

Esa persona dejó una huella tan bonita en tu corazón, que no importa cuanto tiempo pase, siempre caminará a tu lado. Tú te quedas con cada lección aprendida, todos esos momentos en los que te sentiste el ser más amado a su lado. Por supuesto, hay cosas que te hubiera gustado decir, pero no te vas a enganchar, porque eso duele mucho más. La partida de ese ser querido te rompió a nivel mental, físico y emocional. Con él se fue una versión tuya que ya no volverá y está bien. Porque la vida trata de reconstruirse y seguir avanzando, sin importar las sacudidas. El dolor nunca se marcha, pero aprendes a encontrar su esencia en los atardeceres, la brisa en tu rostro o la arena en la playa. Ahí es donde sin querer vuelves a sonreír, porque lo sientes más cerca que nunca.