Hay días en los que sentimos que estamos súper arriba y otros en los que no queremos que ni nos dirijan la palabra. No siempre se puede estar ni en un lado ni en el otro, pero esos días forman parte de la vida. Hay muchas personas que no saben detectar cuando están en su mejor y su peor momento, y eso les pasa factura. Si quieres saber cómo eres en tu mejor y peor momento según tu signo del zodiaco solo tienes que seguir leyendo:

ARIES

Aries, cuando estás en tu mejor momento siempre estás listo para enfrentarte al mundo que te rodea con confianza y entusiasmo. Eres un buen líder, siempre tomas la iniciativa y llevas a todo el mundo por un buen camino. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a ser demasiado posesivo y territorial. Te gusta dominar y tener todo controlado, a veces dejas que la ira salga a la luz y eso hace que arrases por donde pases. 

TAURO

Tauro, cuando estás en tu mejor momento eres sensato y no dejas que nadie te empuje a hacer cosas que no quieres hacer. La lealtad forma parte de tu día a día y conoces de primera mano lo que es la coherencia. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a ser demasiado cabezota. A veces te cierras en una sola idea y no ves más allá. Te gusta ser fiel a tus ideas, pero a veces es necesario abrir un poco la mente para no quedarse estancado, así que, toma nota. 

GÉMINIS

Géminis, cuando estás en tu mejor momento eres ingenioso, amable y comprensivo. Eres capaz de adaptarte a cualquier tipo de situación y vivir el momento. Inspiras pasión y brindas fuerza a todos los que están a tu alrededor. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento la indecisión se hace con el control de tu vida. Te cierras en bloque y te es imposible sabe que es lo que quieres hacer con tu vida en ese momento, y eso te frustra demasiado…

CÁNCER

Cáncer, cuando estás en tu mejor momento eres compasivo y bondadoso. Te aseguras de que las personas que te importan están bien, pero también te preocupas de tus propias necesidades. Haces las cosas de forma desinteresada y eso dice mucho de ti. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento te preocupas demasiado por ser suficiente para los demás. Te aferras demasiado a las personas que quieres y eso hace que dependas emocionalmente de ellas. 

LEO

Leo, cuando estás en tu mejor momento eres encantador, amable y simpático. Llamas la atención sin querer hacerlo. Das apoyo a las personas que te rodean y confías en los demás sin tener en cuenta las intenciones que tengan. Eres leal y apasionado. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a ser demasiado egoísta y arrogante, haces que tus relaciones sean unilaterales asegurándote de que te complementen y te validen sin devolver nada a cambio…

VIRGO

Virgo, cuando estás en tu mejor momento eres inteligente y organizado en la mayoría de los aspectos de tu vida. Siempre te preocupas de los pequeños detalles y te esfuerzas mucho por ser la mejor versión de ti mismo. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a ser demasiado exigente contigo mismo. Tienes que hacerlo todo perfecto para no sentir que has fracasado y esa presión puede llegar a frustrarte y a hundirte como persona. Tienes muchas cosas buenas, pero las malas te agotan…

LIBRA

Libra, cuando estás en tu mejor momento eres encantador y discreto. Eres paciente y tienes la capacidad de escuchar los puntos de vista de los demás si faltarles el respeto. Eres extrovertido y desprendes una energía súper positiva allá a donde vas. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a obsesionarte demasiado con las cosas. El drama puede ser tu pan de cada día y no paras de darle vueltas a la cabeza sin encontrar ningún tipo de situación a tus problemas, algo verdaderamente frustrante… 

ESCORPIO

Escorpio, cuando estás en tu mejor momento eres inteligente e intrigante. Eres capaz de atraer a cualquier persona con ese magnetismo que desprendes. Eres apasionado y vives las cosas con mucha emoción. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a ser un poco manipulador. Te cierras en banda y solo te interesan las relaciones que satisfacen tus propios deseos. Crees que estar solo es la mejor manera para dejar de sufrir traiciones, pero te equivocas…

SAGITARIO

Sagitario, cuando estás en tu mejor momento eres una persona alegre y graciosa. Siempre estás con una sonrisa puesta en la cara. Te gusta vivir aventuras y luego presumir de ellas. Ves la vida como una oportunidad para ser tú mismo en todo momento y disfrutar al máximo. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a ser demasiado imprudente y desconsiderado. Te da miedo perder oportunidades y eso te hace lanzarte a la piscina sin pensar en las consecuencias. 

CAPRICORNIO

Capricornio, cuando estás en tu mejor momento eres fuerte y siempre sabes que es lo que tienes que hacer para conseguir todo lo que te propones. Eres leal y siempre estás dispuesto a ayudar a las personas que amas. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento priorizas el éxito por encima de cualquier cosa. Descuidas e ignoras otros aspectos de tu vida que son igual de importantes que el éxito y eso hace que a la larga te lleves más de un disgusto. 

ACUARIO

Acuario, cuando estás en tu mejor momento eres una persona muy interesante. Tienes un corazón enorme que siempre está dispuesto a luchar por las injusticias. Te gusta ayudar a los demás. Eres ingenioso e inteligente, eres capaz de tener las ideas más creativas del mundo. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento ves el mundo como un lugar lleno de gente horrible e hipócrita, y juzgas a cualquiera que no esté de acuerdo con tus ideas. Te sientes fuera de lugar y eso te hace sentirte frustrado. 

PISCIS

Piscis, cuando estás en tu mejor momento eres empático e intuitivo. Ere capaz de conectar con las personas a nivel emocional con mucha facilidad. Haces las cosas de manera desinteresada y siempre estás dispuesto a ayudar a quien lo necesite. Sin embargo, cuando estás en tu peor momento puedes llegar a ser un poco contradictorio. Dices una cosa, pero luego haces la otra. Te sientes frustrado porque no sabes muy bien que es lo que quieres en ese momento para tu vida y eso te agobia demasiado.