Las discusiones suelen ser dolorosas y molestas, porque a pesar de todo, nosotros no estamos siempre preparados para el conflicto. Podemos intentar evitarlos, pero al final, siempre nos daremos cuenta de que de vez en cuando es necesario discutir. Cáncer es un signo muy sensible y emocional que evitará el conflicto y la discusión siempre que pueda. Pero hay veces que se le resiste y que su lado más dramático sale a la luz. Y como a Cáncer le resulta muy difícil esconder sus emociones, rápidamente se le verá en la cara todo lo que le pasa.

Discutir con Cáncer es difícil simplemente porque además de discutir con él/ella, tendrás que enfrentarte a todo ese huracán de emociones que viene con el pack.

No te dejes llevar por las apariencias, porque, aunque Cáncer parezca muy tranquilito, discutir con él/ella puede ser algo complicado.

En una discusión, Cáncer es capaz de sacar su carácter y su lado oscuro, sobre todo si ve que no estás haciendo nada para entenderle y que no eres capaz de escuchar todo lo que tiene que decir. Lo mejor en una discusión con Cáncer es buscar la comprensión y llegar a un acuerdo intermedio. Preocúpate por no llegar a ver sus lágrimas porque será ahí cuando ya no haya marcha atrás.

Cuando todo se convierta en una tormenta emocional que te arrastrará a ti también hacia ella y será muy difícil salir de ahí. Con Cáncer lo mejor es discutir desde la paz, la tranquilidad y la distancia. Nada de sacar trapos sucios que en ese momento no vienen a cuento. Y si lo haces, Cáncer te sorprenderá y te sacará otros pequeños detalles que tú seguramente habías olvidado.

Cáncer cuando quiere y se propone, puede llegar a ser el mismísimo Karma en persona, así que, cuidado.

En cambio, si desde el primer momento de la discusión, muestras compasión por el cangrejo, todo acabará antes de lo que te imaginas. Eso si, no dudes que si quieres encontrar el lado oscuro de Cáncer, lo encontrarás antes o después. Discutir con Cáncer requiere de mucha paciencia y, sobre todo, de muchísimo tacto y cuidado…