Las discusiones suelen ser dolorosas y molestas, porque a pesar de todo, nosotros no estamos siempre preparados para el conflicto. Podemos intentar evitarlos, pero al final, siempre nos daremos cuenta de que de vez en cuando es necesario discutir. Discutir con Géminis es peligroso por toda esa maldad que es capaz de soltar por su boca. A pesar de que parezca una persona muy alegre y divertida, Géminis guarda un carácter que no es apto para cualquier persona. Un carácter que puede llegar a ser muy peligroso y calculador, capaz de herir a cualquiera que se lo proponga.

Géminis puede ser la persona más buena y generosa que conozcas, pero tiene un lado muy oscuro que lo saca cuando tiene que discutir con alguien.

Cuando su malhumor sale a la luz, prepárate para lo peor. No es de estas personas que tiene una maldad capaz de manipular a cualquiera, pero cuando está discutiendo, es capaz de eso y mucho más. Y lo peor de todo es que es muy orgulloso. Aunque sepa que no lleva la razón, hará todo lo posible para demostrarte que si. Eso es quizás en lo que falla y lo que le hace perder los papeles.

Pero esto no queda aquí. La memoria de Géminis es muy buena y recuerda todos y cada uno de los pequeños detalles que quizás para otros pasan desapercibidos. Muchos lo llaman rencor, pero lo correcto sería llamarlo una mente privilegiada. Como advertencia, ten mucho cuidado cuando discutes con Géminis porque es capaz de sacarte cosas del pasado. No será su principal argumento, pero no dudará hacer uso de esa memoria para intentar ganar la discusión. Volverá a sacar a la luz cosas que aparentemente ya estaban perdonadas y olvidadas.

Sus palabras pueden ser peligrosas, pero esa mente tan calculadora y tan cuadriculada puede ser mucho peor.

Discutir con Géminis es muy peligroso si no eres una persona fuerte mentalmente. Pero lo mejor de todo, es que su enfado igual que viene se va. Y aunque ahora mismo esté deseándole lo peor a su mayor enemigo, dentro de unos minutos hará como si nada de eso hubiera ocurrido y hará que todo vuelva a la normalidad lo más rápido posible. Así es el carácter de Géminis, peligroso pero muy cambiante. Es posible que Géminis inicie una discusión de la nada pero que enseguida todo esté como si nada hubiera pasado.