Las discusiones suelen ser dolorosas y molestas, porque a pesar de todo, nosotros no estamos siempre preparados para el conflicto. Podemos intentar evitarlos, pero al final, siempre nos daremos cuenta de que de vez en cuando es necesario discutir. Discutir con Leo es luchar en una batalla en la que ya sabes que vas a perder. El orgullo de Leo es el principal causante de todas las discusiones a las que se enfrenta en su día a día. El león que lleva dentro es el que le obliga a sacar las garras para defender lo que es suyo. Además, esa competitividad que lleva consigo desde que nace es la que le hace pelear para quedar el primero y para tener la última palabra.

En una discusión y en la vida en general, Leo es siempre el que lleva la voz cantante, el que te lleva justo a dónde él/ella quiere llegar sin que tú ni siquiera te des cuenta.

Si por algún casual tienes que discutir con Leo, es mejor que lo hagas de manera pacífica y relajada. Simplemente por tu propio bien. Si lo haces de la manera correcta, podrás llegar a un buen acuerdo y solucionar esos conflictos que tuvieras con Leo. Eso si, si no quieres poner en peligro tu integridad física, ni se te ocurra ir de malas con Leo porque recuerda que él/ella puede ser muchísimo peor que tú. Y no se anda con miramientos, si te tiene que decir las cosas te las dice. Si tiene que soltar dardos envenenados, los suelta y punto.

Como hagas explotar a Leo, la discusión no tendrá ni pies ni cabeza. Habrá incluso momentos en los que pierda el propio control de todo lo que está diciendo.

Momentos en los que lo único que haga será decir cosas para hacer daño y para mantener su propio ego en una buena posición. El ego de Leo es lo más importante y hará lo que sea para defenderlo. Un Leo nunca cae bajo o al menos, nunca admitirá que ha caído bajo. Pero es un signo de fuego y muy impulsivo, e igual de rápido que puede sacar las garras, también puede sacar su corazón.

Lo mejor de discutir con Leo es que ese enfado se acaba pronto. Se acaba en el momento en el que ve que no puede sacar nada bueno. En ese momento en el que se da cuenta de que no va a acabar bien… Discutir con Leo es un deporte de riesgo, así que, por favor, hazlo con muchísimo cuidado.