Las discusiones suelen ser dolorosas y molestas, porque a pesar de todo, nosotros no estamos siempre preparados para el conflicto. Podemos intentar evitarlos, pero al final, siempre nos daremos cuenta de que de vez en cuando es necesario discutir. Piscis solamente discutirá cuando la ocasión lo merezca y en casos muy extremos. A pesar de ese lado tan dramático que tiene, es un signo muy sensible y discutir es algo que le afecta más de la cuenta. Pero cuando ve cosas que no le gustan ni un pelo, saca sus garras. Como, por ejemplo, cuando ve cualquier tipo de injusticia, es de los primeros en decir las cosas como son y en defender lo que es suyo.

No soporta ver cómo alguien está tratando mal a otra persona o cómo una persona no recibe lo que es suyo. Discuten solo y exclusivamente cuando es necesario, ni más ni menos.

Además, gracias a su intuición saben perfectamente cuando y con quién tienen que discutir. Sabe con quién merece la pena y con quién no. Una vez que está en una discusión, le gusta escuchar, pero también sentirse escuchado. Que todo sea lo más justo y equilibrado posible. Piscis solamente levantará la voz cuando le juzguen de una manera injusta. Es un signo muy pacífico, sí, pero eso no significa que vaya a dejar que le hablen o le traten de cualquier manera. No. Nunca. También tiene un lado rebelde, el que nunca se calla y el que sale a la luz de vez en cuando.

Piscis no discute por tonterías porque sabe que al final, entre unas cosas y otras, terminará herido y que las cosas le afectarán más que a los demás. Prefiere quedarse tranquilo y seguir en sus sueños. Sabe que si se mete en discusiones al final acabará dándole la razón a la otra persona por el mero hecho de no hacerle daño o de no romper sus esperanzas. Así es Piscis, muchas veces de ser tan bueno, termina siendo lo que no debe ser…