Emocional, impulsiva y cálida. La mujer de la Luna, Cáncer es la perfecta invitación para disparar tus sensaciones bajo las sábanas, es la culpable de acelerar tus latidos y erizarte cada rincón de la piel. Es la que besa con cautela, como si el encuentro de dos labios fuera eterno. Cáncer te atrapa con su aroma, su contoneo y la forma en que despierta tus fantasías. ¿Cómo es realmente Cáncer en la cama?

Cáncer es quien honra la palabra amante, quien derrocha amabilidad cuando su respiración se encuentra con la tuya. Es quien tiene el don de la reflexión, quien puede apreciar cada uno de tus movimientos y descifrar lo que le estás pidiendo. Es ardiente, es la que deja un vacío en la cama al marcharse. Cáncer se olvida del reloj cuando está entre tus brazos, no existe nada más importante. 

¿Cómo es realmente Cáncer en la cama?

Cáncer en la cama es un torbellino, es quien te invita a lo atrevido, a esos juegos que sólo imaginabas en tu mente y te hacían sentir de todo. Es la que te hace tocar fondo y te vuelve a levantar. No cede, tiene un lado complaciente que la vuelve la fiera perfecta, la que hace que pidas más y más. Es la que puede tomar el rol de esclava y jefa de un segundo a otro. 

Cáncer es temperamental, la mujer que se vuelve un ángel y un demonio en una sola mirada. No la subestimes, porque justo cuando ya no puedes más, cuando esa presión satisfactoria te sacude el pecho, justo ahí es cuando aparece su lado agresivo, el que se olvida de las reglas y sólo quiere alcanzar el punto máximo, el que te dirá las palabras más fuertes que te hayan dicho en tu vida. 

Cáncer es tranquilidad, es esa sensación de que todo está bien después de una buena noche. Es de las que toman pausas y les gusta apreciar, son muy de detalles, así que van a valorar el encuentro. Desde el intercambio de miradas, besos, caricias, el juego previo. Cáncer no se olvida de nada, su mente es más gráfica de lo que imaginas. 

Cáncer no te exige un vínculo emocional, pero sí quiere que la trates como reina, le gusta que le den su lugar, que la hagan sentir atractiva y muy deseada. Es de las que se acurrucan después del acto, de las que no necesitan palabras intensas pero sí prestan atención a los besos en la frente. Cáncer es dulce, la mujer que te hará sentir que no necesitas nada más. 

Es la que muestra su lado más oscuro cuando se siente en confianza, no es de las que te confiesa sus fantasías, hará lo que esté en sus manos para llevarlas a cabo. Es la que puede quitarte las prendas de forma arrebatada si el momento lo requiere. Cáncer es tan sensible como traviesa, eso la vuelve un encanto que todos quisieran probar. 

Cuando Cáncer entra en acción, estimula con los dedos y su lengua, hace un recorrido tan meticuloso y peligroso, porque puedes olvidarte hasta de tu nombre. Es quien te pone a prueba, quien puede hacer que los gritos se hagan presentes, es quien se deja llevar pase lo que pase. 

Cáncer en la cama es sexy, es quien se viste de perversa e inocente. Es ese cosquilleo que sientes en el estómago, incluso antes de tocarla. Es la mujer que te llena de vida, de aventura, de romper con las reglas y volver a empezar. Es la que siempre repite en la cama, la que puede llamarte a mitad de la madrugada, así es Cáncer.