Transparencia, delicadeza y perfección. Capricornio es quien tiene el don de hacerte vibrar cada poro de la piel. Como amante se entrega y hace que te pierdas entre la sutileza de las yemas de sus dedos. Sabe muy bien cómo y en dónde tocarte, no se cansa de recorrerte de pies a cabeza. Es tan suave como una pincelada y tan intenso como el mismo arcoíris. Es quien se atreve, quien te sacude, te deja sin aliento y te vuelve a revivir en el siguiente segundo. ¿Cómo es realmente Capricornio en la cama?

Capricornio en la cama es sinónimo de paciencia, el maestro te enseña que bajo las sábanas la constancia es el mejor ingrediente. Es el amante que te da seguridad, te aprecia como si fueras la persona más atractiva que hayan visto sus ojos. Perderte en la mirada de Capricornio es darte la oportunidad de ver lo mejor de ti, tiene un efecto espejo que te hace valorar el momento como si no hubiera un mañana. No es de los que se entrega a cualquiera, necesita algo más que dos cuerpos bailando al son de la seducción. 

Es el signo que honra los detalles, que le presta atención a la forma en que tus caderas se contonean. Lo suave o acelerado de tus caricias, es quien se pierde al escuchar tus ruidos, quien no se cansa de escuchar lo mucho que te gusta estar a su lado. Es una invitación a tu lado oscuro, pero también al más tierno. Capricornio en la cama es quien te enseña que un buen amante siempre vale la pena. 

A veces, no necesita de un vínculo emocional, pero sí de esencia. Capricornio se puede perder en la forma en la que piensas, tu lado resiliente y las ganas que le pones a cada actividad de tu vida. Es perseverante, cuando quiere que el otro alcance la satisfacción, le agrega un toque de pasión, ahí es cuando besa con intensidad, cuando te habla tan sexy que despierta esas fantasías de las que no hablas con nadie. Capricornio es quien se pierde en la forma de tu espalda, la curva de tu cintura y la calidez de tus labios. 

Capricornio es también práctico, le gustan las cosas de frente y si quieren terminar con la ropa al lado de la cama y pasando una buena noche, simplemente no lo piensan, te lo dicen. No es de los que ruega, pero si le interesas hará lo posible para que te des cuenta. No le gusta lo complejo y mucho menos llenar de drama un momento que puede ser bueno para los dos. 

Capricornio en la cama es deseo arrebatado, no puede controlar tanta adrenalina cuando tiene a la persona que le gusta cerca. Es quien te envuelve en cada paso, sabe perfectamente cómo hacerte estallar de ganas, porque ser sensitivo es algo que se le da de forma natural. Es quien goza del ritmo, no quiere presiones, quiere disfrutar el momento y sellarlo como uno de los mejores recuerdos. 

Es el amante que le puede poner un toque salvaje al encuentro, va de poco a poco, para que cuando estés justo en la cima te muestre su lado malo, diciéndote al oído cosas que no le contarías a nadie. Palabras que se clavan en lo más profundo y hacen que la piel se erice y se desespere por más. 

Capricornio en la cama, es quien hace que sientas cosquillas en el corazón y en cada rincón del cuerpo. Es quien toma el control, quien te lleva a conocer las maravillas de ser minucioso a la hora de amar. Tiene la habilidad de encantarte y que quieras pasar a su lado más de una noche. Es quien rompe con todo, una tentación ligera, tierna y ruda. Es quien te deja tatuajes en cada rincón, así es Capricornio, un signo que pocos olvidan en la cama.