Decidido, práctico y respetuoso. Tauro en la cama es una experiencia que te seguirá el resto de tus días. Es quien convierte un encuentro bajo las sábanas es una sensación de paz, porque te ayuda a alcanzar la plenitud. Son dos cuerpos en confianza que simplemente se dejan llevar. Si quieres saber cómo es realmente Tauro en la cama, presta atención. Son unos expertos a la hora de entregarse. 

Tauro es el signo de Tierra, que se anticipa, al que le gusta planear cada detalle antes de unir piel con piel. Es quien le agrega sentido del humor al besar, acariciar y abrazar. Son toros, tienen el don de darte una velada inolvidable. Son como un rico helado de vainilla, saben cómo deleitar el paladar de una forma sutil y dulce. Son la mezcla de alma y cuerpo en un solo beso. 

Tauro en la cama 

Tauro es como su planeta regente, tiene el lado emocional y romántico de Venus. Es quien tiene un lado afectuoso, ardiente y con un potencial que no cesa. Es quien se deja llevar hasta echar a volar sus fantasías más oscuras, cuando llega al punto máximo baja la guardia y se vuelve el más complaciente, el que besa y toca como nunca. El que no conoce de límites y hace estallar los tuyos. 

Es un signo fiel, prefiere parejas estables para disfrutar bajo las sábanas. Porque hay una parte territorial que destaca sus celos. No le gusta compartir y goza de los secretos entre dos por la madrugada. Es de los que empieza con caricias en el cuello y termina arrancando la última prenda. Es de los que se derriten ante tu encanto. 

Tauro en la cama es quien te muestra sus mejores juegos, es un montón de mordiscos, caricias suaves, apretones y un amor profundo. No es que necesite un vínculo emocional fuerte, pero le gusta tratarte de una forma única. Son de los que repiten una y otra vez, su resistencia no tiene punto final, gozan de estremecerse de forma desesperada. 

Un signo que presta atención al ritmo, los gestos, el tacto, los sonidos. Es muy meticuloso, así que deja de hacer ciertas cosas cuando no te ve disfrutando. Es quien tiene un toque de simplicidad en todo, quien va paso a paso, de forma lenta pero intensa. Prefiere lo tradicional, pero no se cierra ante nuevas posturas, es capaz de romper con lo convencional. 

Tauro es quien improvisa, quien goza del cortejo y se esfuerza para crear el momento perfecto. Tiene calma en las manos pero seguridad en la mirada, hay una parte de ellos que les exige el control y se enfocan a detalle en las técnicas. Sin embargo, eso no quiere decir que no involucren el corazón, no son máquinas. 

Un signo que en la cama honra la creatividad, que prefiere ser directo y fácil. Cuando tiene ganas te lo dice de frente y si no se puede, no presiona. Su energía es insaciable pero respeta la tuya. Tauro toma las riendas, te invita a la variedad, te motiva, te hace sentir seguro y te sugiere cosas nuevas. 

Tauro es terco, así que no se marcha hasta que ambos quedan satisfechos. No quita el dedo del renglón, cuando se trata de agregarle un toque de adrenalina a tus días. Es el signo que no olvidas, el que te hace revivir experiencias en tu mente aún después de años. Es quien te enseña qué se puede amar profundo en la cama.