Capricornio es la persona más tradicional que puede llegar a existir en este planeta. Es una persona a la que le gustan las cosas bien hechas y eso de romper las reglas no va nada con él/ella. Capricornio puede ser algo estricto en todos los ámbitos de su vida, le gusta llevar una rutina, unos horarios, es decir, tenerlo todo bien controlado. Es una persona a la que no le gustan las sorpresas, por eso, a la hora de abrirse a una persona necesita conocerla muy bien.

Cuando Capri por fin da el paso de dejar la puerta de su corazón abierta lo hace con toda la confianza del mundo. Sus pensamientos, emociones y sentimientos son algo muy importante para él/ella y es por eso por lo que no suele compartirlos con demasiada frecuencia. Cuando Capricornio se enamora todo su mundo se transforma y lo ve todo de color de rosas, siente cosas que nunca había sentido antes, cosas que no quiere dejar de sentir. Es por eso por lo que Capricornio se desactiva por completo cuando una ruptura aparece en su vida, no entiende como ha podido pasar y se le viene el mundo encima.

Eso sí, Capricornio es una persona muy fuerte, ha pasado muchísimas situaciones complicadas en esta vida como para venirse abajo por una ruptura con una persona que no valía la pena.

Capri tiene muchísimas habilidades para hacer que su mente no caiga y una de ellas es centrarse en su trabajo y en conseguir todo el éxito que se merece.

Es una persona muy constante y sabe que hay que trabajar duro para conseguir las cosas, la vida le ha demostrado que las cosas no caen del cielo. Además, Capri es una persona a la que no le gusta que le regalen las cosas, prefiere ganárselas él/ella solito/a.

Para muchos eso de centrarse en el trabajo para superar una ruptura puede parecer una locura poco sana, pero para Capricornio es un paraíso, le vendrá genial centrarse en su carrera profesional. Sabe que para ser alguien en esta vida tienes que currártelo y eso es lo que tiene en la mente ahora, ten claro que cuando algo se le mete en la cabeza a Capricornio no hay quien se la quite. Puede ser que Capri no tenga una ilusión especial por su trabajo, si es así, no es muy recomendable que se centre mucho en él.

Lo que debería de hacer Capricornio en estos casos es centrarse en hacer cosas productivas, arreglar los muebles de la casa, coser unas cortinas, pintar las paredes, es decir, sentirse lo más productivo posible. Lo último que tiene que hacer Capricornio es tumbarse y dejar que pase el tiempo porque eso lo único que hará es que Capri se sienta como una mierda.