Que todo tenemos un lado oscuro es algo evidente. Que no nos gusta reconocer cuál es esa cara B nuestra también es evidente. Pero existe. Y negar la realidad es un paso atrás para poder enfrentarla y afrontarla. ¿Cómo podemos luchar para eliminar esa parte de nosotros mismos que nos gusta menos? De muchas maneras, pero la primera es reconociendo que está ahí. Igual que nos enorgullecemos de nuestras virtudes, pues los defectos son tan nuestros como las virtudes. Y no es que tengamos que presumir de ellos pero reconocerlos es el camino para ganarlos. ¿No sabéis aquello de conoce a tu enemigo para vencerle mejor? Sigue leyendo y aprende cómo luchan los signos contra su lado oscuro.

Aries

Aries es el dueño de su vida. Eso está en su esencia. Tú puedes decirle a Aries, relájate, déjate llevar. Y Aries te fulminará con la mirada porque decirle eso es que como decirle a un pez que pruebe a salir a la tierra y se dé un paseo, que seguro que le gusta. Aries domina su vida pero el problema es que quiere dominar también la vida de los demás. Con su iniciativa y arranque cree que tiene el poder para llevar a todos por donde quiere. Y si no lo consigue se enfada, y mucho. Mucho mucho. Aries, tu sentido de la justicia es muy grande, pues sácalo ahora.

Cuando estás tan enfadado porque no te han dejado hacer esto, o no te han hecho caso… ¿Crees que es justo querer imponerte así? ¿Crees que es justo que le hables así a esa persona solo porque se ha atrevido a decirte que NO? ¿No sería mejor parar, pensar y responder cinco minutos después? Te haces un favor a ti siendo más reflexivo y dándote un puntito en la boca antes de explotar.

Tauro

Cuando Tauro se enfada tiembla el universo. Mira que le cuesta hacerlo, es tan perezoso a veces que ni cabrearse le merece la pena en algunos momentos. Pero claro, todo va quedando ahí, archivado, sumando mierda. Y que nadie piense que a Tauro se le olvidan las cosas. En su naturaleza no está estallar a la primera de cambio. En Tauro todo tiene su tiempo. Y cuando llega el enfado, madre mía, mejor estar lejos. Tauro, te vendría bien hablar las cosas que te molestan EN EL MOMENTO. A veces, esa pequeña conversación rápida ayuda a solucionar algo que si no irá a más. De un grano pequeño a una tormenta de arena. Y todo por actuar siempre “dejándolo para después”.

Ese carácter dominante y tozudo te lleva a pensar que tiene que ser lo que tú digas y cuando tú digas. Eso a veces funciona, otras solo sirve para magnificar lo que es una insignificancia. Y cuando estalle el problema, será más difícil solucionarlo porque habrá mucha tela que cortar.

Géminis

Géminis es el mago de las palabras. Hablando te vende lo que quiere, te convence de lo que quiere. Cuando quiere conquistar a alguien, le come la oreja de tal manera que la otra persona cae rendida a sus pies. Cuando es trabajo, tiene el don de la palabra… ¿pero qué pasa cuando algo no sale bien? Géminis, lo sabes, ¿verdad? Que por tu boca puedes vomitar lo que no está escrito. Vas a hacer daño y lo sabes. No te contienes, ni tampoco quieres. Quieres dejar bien claro lo que piensas, lo que te duele, todo… ¿Y si tomaras el control? Pues que sabrías hacerlo. Eres lo suficientemente inteligente para hacerlo, y hacerlo bien. Primero, podrías jugar con esa ironía que tan bien sabes manejar. Serías menos agresivo y no harías tanto daño. Y ganarías más que con el lenguaje de “me cago en todo”.

Además, sabes que no te gusta estar enfadado, no está en tu naturaleza. Lo que quieres es dejar claro lo que sientes, pues usa las palabras adecuadas, en el momento adecuado. Toma el control porque nadie sabe cómo hacerlo mejor que tú. Hablando. Nada de estallar ni de perder la razón por haber perdido las formas con las barbaridades que han salido de tu boca. Se trata de luchar contra tu lado oscuro. No más que eso.

Cáncer

La forma de ser de Cáncer le gusta a todo el mundo. Tan amable siempre, con esa gran sonrisa. Pero el día tiene muchos momentos y Cáncer tiene la piel fina para el enfado. No hace falta que pase nada importante. Cáncer, tú te lo guisas, tú te lo comes. Te pones a pensar en aquello que te hizo esa persona, y te coges un cabreo que parece que acaba de pasar. O te llaman para decirte de quedar más tarde, y parece que te han cancelado la cita. En el fondo, Cáncer, sabes que lo que te pasa es que acumulas resentimiento.

Tienes una memoria prodigiosa, pero a veces la usas para no olvidar a todos los que te han tocado los c******. Y cuando salta la chispa, se enciende el fuego. Y piensas en todas las afrentas que te han hecho desde el día que naciste. ¿Y si lo simplificaras? Enfádate pero SOLO por lo que te hagan en ESE MOMENTO. Seguro que te podrías calmar antes. No es para tanto, Cáncer. Piénsalo. Y cuando te calmes, haz un repaso a todo lo que quieras de tu vida, pero AHORA, no es tan grave lo que ha pasado. ¿A que te sientes mucho mejor?

Leo

Leo, por donde va, llama la atención. No lo puede evitar, ni quiere, por dios. Ha nacido para eso, para disfrutar de todo, para disfrutar con todo, y… para que todos le disfruten a él. Leo es especial y lo sabe. Y a quien le pique que se rasque. Tu problema, Leo, es lo que te enfadas cuando no eres el centro de atención. No te gusta, y lo dejas bien claro, aunque sea de forma infantil.

En el fondo, lo que te pasa es que cuando no te dan lo que quieres, en el momento que quieres, te entran muchas inseguridades. Y lo pagas con quien te ha ofendido, o con quien esté cerca, da igual. Para poder luchar contra este defecto tan absurdo deberías tirar de autoestima. Y pensar que se te quiere siempre. Y si alguien no hace lo que quieres, no es porque pase de ti. Sigues importándole mucho, pero si hay un problema, hay un problema, y no te lo van a perdonar por tu cara bonita. No tienes más derecho que nadie a que se te perdone todo. ¿A que ahora lo ves más claro?

Virgo

Virgo tiene una capacidad para analizar todo lo que le pasa que es alucinante. Disecciona cada momento de su vida y eso le hace sentir que tiene el control. Y lo tiene, en la mayor parte de las ocasiones. Lo malo Virgo es que cuando no te sale lo que quieres o tienes un problema con alguien, te alejas. Es como que das por perdido el asunto.

Te ves más fuerte pasando del tema, o pasando de esa persona, que hablándolo para solucionar lo que haga falta. Optas por la frialdad en vez de por el diálogo. Pero así no avanzarás, así no tendrás lo que quieres, porque no lo peleas Virgo. Aprende cómo luchar contra tu lado oscuro. Usa tu fuerza mental para pensar en la solución no para aislarte del problema. En tu cabeza, como siempre, está la solución. Y en tu corazón deberían estar el deseo de no perder a alguien solo porque no te cuadran las cosas.

Libra

Libra, no sabes enfadarte, asúmelo. Tienes tan poca práctica que no eres creíble cuando estallas. Sí, dejas claro que algo no te ha gustado, pero no te pega nada perder los papeles. A ti no te gustan las confrontaciones y se nota que siempre las evitas. Usa tu mejor arma para demostrar lo que te ha enfadado. Sorprende a los demás con tu diplomacia, que esa sí que sabes usar como nadie. No hace falta que te alteres para demostrar tu enfado. Libra, sé dulce, como siempre y usa las palabras adecuadas. No imites a nadie elevando la voz, ni dando un portazo. No es tu estilo. Seguro que dos palabritas bien dichas, tu mirada y el silencio, van a ser más efectivos que cualquier otra cosa.

Escorpio

Todo el mundo tiene miedo a meterse con Escorpio. Muchos ni siquiera lo han vivido, pero se lo han dicho. Los rumores trabajan para que Escorpio imponga con su presencia sin ni siquiera haber abierto la boca. Pero los que tiene ese miedo solo porque que se dejan llevar por lo que se cuenta, no tienen ni idea de cómo es el lado oscuro de Escorpio de verdad. Si lo supieran echarían a correr ya. Porque cuando Escorpio saca lo peor, ahí sí que es para cagarse de miedo. Inteligencia y fuerza mental al servicio de una mente maquiavélica, enfadada y vengativa. Menudo cóctel.

Pero Escorpio, sabes que a veces te gustaría no ser así. Podrías probar a romper los esquemas de algunos sacando un lado de ti que no se esperan. Lucha contra tu lado oscuro. Primero, podrías pasar de ellos y de todo. La indiferencia duele. Prueba a practicarla. Y después, puedes probar a marcharte. Sin decir nada. Que se jodan sin saber qué piensas, ni lo que sufres. No les des la opción de ver lo peor de ti, o que sientan alivio al perderte de vista porque menudo demonio. Vete por la puerta grande y que sufran por perder a alguien que es la hostia.

Sagitario

Para Sagitario no resulta ningún problema meter la pata (cosa que se le da bastante bien). Porque sabe cómo pedir perdón después, y lo pide de corazón, que es lo mejor. Tiene labia para elegir las palabras adecuadas, tiene inteligencia para elegir el momento adecuado y para compensar el error con los medios que hagan falta. ¿Cuál es el problema entonces? Pues esas veces que Sagitario no mete la pata sin querer, sino queriendo.

Cuando por su boca salen sapos y culebras por algo que le han hecho. Ahí las palabras y la inteligencia se ponen al servicio para hacer daño, todo el que se pueda. Porque no es justo para Sagitario tener que estar siempre justificando lo bien que le van las cosas o ser tan optimista para todo. Le cuesta su trabajo ser así. Aunque mucho no lo crean.

Sin embargo, en esa manera de defenderte hay un lado oscuro, Sagitario. Y tú sabes bien el que es. Que te sobras. Tienes las armas suficientes para destrozar a alguien con tus argumentos y te vienes demasiado arriba. Ser más humilde o compasivo no te va a quitar la razón. Prueba a bajar decibelios en tu manera de defenderte. Solo un poquito. Vas a conseguir lo que quieres pero serás menos ofensivo. Y te sentirás mejor después.

Capricornio

Capricornio es duro, muy duro, durísimo. Para todo. Para lo bueno y para lo malo. Ya puede ponerle la vida prueba duras, que Capricornio las enfrenta y supera, a veces al límite. Pero nunca huye, nunca evita dar la cara, ni pone excusas. El lado oscuro de esta dureza tiene que ver con las relaciones.

Capricornio, tú sabes que como te la hagan, te la pagan. Que eres duro para perdonar, para olvidar, para actuar como si no pasara nada. Eres un muro contra el que se estrella el perdón que te pida alguien o cualquier lamento. Como mucho, te lo vas a pensar. Lucha contra este lado oscuro, sabes que puedes, como con todo. Si estás enfadado con alguien, en vez de quedarte con lo malo, piensa en lo que bueno de vuestra relación. Afloja. Si una pareja te ha fallado, díselo pero igual hay arreglo. No siempre la solución es mandarlo todo al carajo. Todos podemos equivocarnos, hasta tú. Afloja un poco anda.

Acuario

Acuario es el diferente en todo. En su familia se nota quien es, en la pareja es el más desapegado, con los amigos y en el trabajo ni te cuento… Pero Acuario es diferente porque no es como todo el mundo. Ser diferente y raro es ser único, y Acuario no pertenece a ningún rebaño, eso seguro.

¿Cuándo esta cualidad tan especial se convierte en algo oscuro? Cuando te aprovechas de ella, ¿verdad Acuario? Piensas que como todos se quejan de que vas por libre, vas a ir por libre de verdad. Y pasas de compromisos, desquedas de planes que ya estaban organizados, te vas antes de que acabe una reunión o en mitad de una celebración familiar. Te sientes por encima de todos para hacer lo que te da la gana, que para eso tienes que aguantar siempre que se hable de tu peculiar formas de ser. Pero por dentro no te sientes tan bien, sobre todo cuando al final te dan por perdido, que haga lo que quiera piensan. Y pasan.

Si tú no tratas de entender a los demás, ellos tampoco van a intentar entenderte a ti, Acuario. Para pedir hay que dar, y cuando das, tienes todo el derecho a reclamar que te den. Pelea de frente y de corazón. Di lo que no te guste y pide lo que quieres, es más fácil de lo que imaginas.

Piscis

Piscis, tienes algo diferente a todos los demás signos. Quizás seas que al ser el último tienes un poco de todo lo bueno y de todo lo malo de los demás signos. ¡Fíjate si es compleja tu personalidad! En tus días buenos, estás encantado con ser tan especial; los días malos lo llevas peor y te ves raro y te sientes solo. Menos mal que hay más días buenos.

El problema, y aquí viendo lo gordo, es que los demás no te entienden. Te quieren, claro, pero nunca saben de qué vas. Y eso les descuadra un poco. Así que cuanto más pasan ellos de intentar entenderte, más rarito te pones tú, más te distancias, más pasas tú de ellos. Y te vuelves insoportable. Pues baja de la nube Piscis, porque puedes luchar contra este lado oscuro tuyo.

Primero, intenta no provocarles con algunos comportamientos que sabes que descolocan, si te salen solos vale, pero no los exageres. Y segundo, si alguien te ignora díselo, se valiente, y pregúntale que le pasa. No pases tú que todo se agranda y al final te acabas quedando solo.

2020-11-24T14:17:12+02:00