Despertar, es seguir ganando la batalla, porque a pesar de los días malos mantienes una sonrisa. Son tus sueños los que no te dejan caer y los que te recuerdan que siempre hay muchas razones para no quedarte a mitad del camino. La competencia es contigo mismo, trabajando en tu mejor versión y reconociendo que has logrado grandes cosas. Nadie te ha regalado nada, lo que tienes es por tu dedicación y responsabilidad, no minimices tu andar. ¿Cómo luchan los signos contra sus propias espinas? No es fácil, pero al menos tienen el valor de aceptarlas. 

Aries 

Tú sabes que cuando te enfocas en algo no hay poder humano que te haga distraerte, eres muy dedicado y tu lado dominante te ayuda a mantenerte firme pase lo que pase. Lo malo es cuando tus espinas se hacen presentes y juegan con tu mente. Te dicen que es posible manejar la vida de los demás y ahí es cuando te enfrentas a la decepción. Creer que tienes el control de todo es lo peor que puedes hacer, porque aunque tengas razón no vas a lograr que los demás opinen lo mismo. Eso te desgasta, te pone de mal humor y activa tu lado impulsivo, hasta que finalmente explotas. ¿Te das cuenta? Y todo porque quieres que las cosas sean perfectas. 

Tauro 

Mi dulce y encantador Tauro, sabes que mientras respeten tu espacio y tus argumentos, no tienes problema con nadie. Sin embargo, cuando empiezan a convertirse en un crítico constante despiertan tu lado más oscuro, en donde habitan espinas que se vuelven demasiado hirientes. Es muy natural en ti que estalles, vamos, eres el toro del zodiaco, pero cuidado con hacerte rabiar hasta tu límite, porque no paras hasta que veas al otro arrepentido. Quizás tu carácter temerario y necio, no es tan buena combinación en esos casos, pues te nublas tanto que magnificas la situación y el otro puede salir llorando. Hay que trabajar un poquito más en eso. 

Géminis 

Tienes el don de comerte el mundo entero por medio de la palabra, no te cuesta nada persuadir y te encanta. Sin embargo, eso te puede llevar a ser un manipulador de cuidado, sobre todo, cuando tienes algunas rencillas con alguien. No eres de los que hace escándalo a la hora de expresar diferencias, pero… por debajo del agua puedes poner a quien se te antoje en su lugar. Tu inteligencia es tan grande que cuando te propones derribar al otro, lo haces. No te calmas y eso puede ser malo, porque hay veces que no es para tanto y terminas hiriendo a personas que amas. Géminis, en esos casos mejor aléjate y vuelve, ya que estés más tranquilo. No dejes que tus espinas sean las que gobiernen. 

Cáncer  

Por fuera pareces un exquisito postre, de esos que se derriten en el paladar y te llenan de dulzura la vida. Sin embargo, hay momentos en los que tu enfado se apodera de ti y te sale el alma más rencorosa que alguien pueda conocer. Tu amabilidad pasa a segundo término y todo el amor que un día sentiste por esa persona termina convirtiéndose en nada. Un Cáncer con mal genio no entiende de razones, está desesperado porque la persona sienta al menos la mitad de lo que él sintió. Lo peor de sus espinas es que tienen una memoria increíble, se acuerdan de tus debilidades y hacen que termines suplicando. Cáncer, no te amargues, porque al final tú eres quien se traga todo eso. Suelta por favor. 

Leo  

Para ti no es ninguna novedad que la gente se detenga a mirarte. Estás acostumbrado a ser el centro de atención para bien o para mal. Esa es la razón por la que te estresas cuando te hacen a un lado. Quieres sentirte parte del grupo y no el rechazado. Así que puede que tu lado desafiante se apodere de tus emociones y se queje de todos. Cuando estás molesto no controlas tu lengua y eres poco sensible. Eso es peligroso, porque dañas la autoestima del otro para siempre, ya que tus palabras son duras, tienen ese toque de crueldad que hace que se vuelvan eternas. Debes calmarte, porque una disculpa después no soluciona nada en esos casos Leo

Virgo 

Es prácticamente alucinante lo minucioso que eres con tus cosas. No te gusta que nadie te haga sentir como el que tiene errores. Te encanta la perfección y te esfuerzas demasiado en mantenerla. Esa es la razón por la que tu coraje aparece, porque sientes que no valoran todo lo que haces y te terminas alejando. Tus espinas son las que te recuerdan que puedes llegar a ser la persona más fría de este planeta y ahí es cuando te tomas el rol demasiado en serio. No se te complica huir de todo y de todos, te refugias en tus obligaciones e ignoras a tu corazón. No lo permitas Virgo, no creas todo lo que te dice tu ansiedad, porque por personas malas se te están yendo las buenas. 

Libra 

A ver, tú no estás acostumbrado a perder la cabeza. Por lo general, eres el pacifista, el que siempre está en medio de una discusión queriendo calmar las aguas. Sin embargo, cuando tú eres el que estalla realmente tu actuar es desbordante. No te interesa nada de lo que te diga la gente, simplemente dejas que la ira te atrape y punto. Tienes tanto coraje que puedes terminar frente al espejo viéndote y reclamando cosas del pasado. ¿Por qué te dañas a ti mismo Libra? Tú sabes que no te sientes cómodo con las confrontaciones, no dejes que la actitud de los demás influya en tu centro. A veces, sólo hay que mirar y retirarse, no hay que ensuciarse las manos. 

Escorpio

A decir verdad el mundo no está tan equivocado cuando describe a un Escorpio. Desde luego, que no es maldad pura, pero cuando alguien se esfuerza en hacerlo estallar se tiene que preparar para lo peor porque definitivamente no se toca el corazón por nadie. Hay dos cosas en particular que remueven las espinas de Escorpio: si le mientes o si lo traicionas. Da igual cuáles sean tus argumentos, mejor cállate, porque no le interesa escucharlos. Es un signo que se basa en los hechos y si le hiciste daño vas a tener que enfrentar las consecuencias con la misma valentía. No sólo vas a perder su amistad o amor, también te dará una gran lección, que no te va a agradar. 

Sagitario 

La inteligencia de Sagitario es tan grande que no tiene problema en equivocarse y remediar el error en un período de tiempo corto. Sabe muy bien cómo librarse de los momentos incómodos y es muy raro cuando pierde la cordura por algo, porque normalmente deja que todo fluya. Digamos que no es un signo conflictivo, pero… sus espinas suelen disfrazarse de una manera casi perfecta, porque aparecen de la mano de su imprudencia. A veces, Sagitario, se deja llevar y habla de más. Lo cierto, es que ni lo hace con la intención de dañar, pero lamentablemente lo hace, y ahí es cuando muchos de los suyos terminan con el corazón roto. Le cuesta trabajo no ser así, pero trabaja en ello. 

Capricornio 

A Capricornio le encanta vestirse de dureza y demostrarle al mundo que está hecho para cumplir con todo lo que se proponga. Es un signo al que no le asustan las lágrimas, al contrario, se vuelve amigo de sus miedos, con el fin de vencer al enemigo. Sin embargo, tanta determinación suele afectar sus relaciones, porque no perdona nada, y cuando digo nada, es nada. De verdad, Capricornio, puedes llegar a ser muy exagerado, detestas que te vean la cara y no te sientes cómodo volviendo a hablarle a esa persona, te sientes hipócrita y mejor te alejas. Quizás piensen que eres un payaso, pero te da igual, eso te mantiene lejos de gente que no merece ni tu saludo. 

Acuario 

Detrás de un Acuario distante, se esconde otro Acuario que un día lo dio todo por la gente que amaba, pero se cansó. Ahora, prefiere ser selectivo antes que dejar que cualquiera contamine su buena vibra. Le encanta ser diferente, porque le ayuda a que las personas conservadoras se alejen, no quiere estar con aquellos que lo único que hacen es juzgar. Sin embargo, sus espinas aparecen cuando se aprovechan de su bondad, más que enojo le provoca decepción darse cuenta de que todo lo que hizo por alguien no tuvo ni la menor importancia. Eso te duele Acuario y ahí es cuando te vuelves desapegado, guardas tus emociones hasta volver a sentirte seguro. 

Piscis 

Ay Piscis tú y tu debilidad por ayudar como si no te secaras por dentro. Hay veces en las que tus emociones son las más afectadas, porque tú sabes que hay muchos vampiros que están esperando que te descuides un poquito para aprovecharse de ti. Eres especial, pero no creas que tienes la clave para salvar a los demás Piscis. Tus espinas aparecen, porque están desesperadas de que no te escuches y de que te pongas en el último sitio de tu propia lista. No se vale que los demás reciban todo de ti y ni siquiera te pregunten si estás bien o mal. Sólo porque asumen que eres el que siempre da, no significa que no haya días en los que lo único que quieres es un abrazo.