¿Cómo reconocer a Capricornio?

Para reconocer a un Capricornio hay que tener paciencia. Comprender el carácter de la cabra es de todo menos fácil. Las personas nacidas bajo este signo son constantes, tenaces y siempre van en busca de mejorar.

Capricornio tiene un espíritu ganador e inevitablemente para los demás, gana, y es bueno saberlo cuando conoces a uno de ellos.

Puede parecer inofensivo y frágil en muchas ocasiones pero es duro como una roca y tiene mucho aguante. Muy pocos son los que pueden tumbarlo, su orgullo puede con la poca debilidad que puedan mostrar, por eso siempre se levantan.

Admiran profundamente a aquellos que se han esforzado y han logrado conseguir lo que se han propuesto. La cabra toma las oportunidades cuando llegan, nunca las deja pasar, por eso a veces se equivoca pero prefiere equivocarse a quedarse con la duda sobre qué podía haber sido.

Si conoces a alguien muy extremista, o blanco o negro, o todo o nada, alguien riguroso y que odia llegar tarde a los sitios, probablemente sea Capricornio.

A veces, pueden llegar a ser tacaños pero no de forma tan radical. Claro que comparten, y más con la gente que quieren, pero si es cierto que la estabilidad económica les da mucha seguridad y es algo necesario en sus vidas. Piensan más en el dinero y en lo que harían con él que otros signos.

La ambición es otra de las cosas que les caracteriza. No se conforman, claro que no. Para ellos, el mundo, nunca es suficiente.

¿Por qué Capricornio es un buen signo?

  • Es tenaz y persistente en todo lo que quiere conseguir, tiene su ritmo pero nunca para

  • Es cuidadoso y perfeccionista, cuida cualquier mínimo detalle

  • Busca la estabilidad y la seguridad por encima de todo, odia las prisas o las presiones, quiere paz mental

  • Saca una fuerza de voluntad sobrenatural cuando quiere

  • Está dotado de fuerza y resistencia, aunque se hunda tiene mucho aguante para no llegar al fondo

  • Siempre logra posicionarse entre los primeros puestos de todo lo que se propone

  • Es serio, racional y reflexivo, no se deja llevar si sabe que va de cabeza al precipicio

  • Sabe esperar si sabe que llegará aunque a veces, le cueste demasiado