Vamos, todos tenemos ese lado malvado, aunque digamos que no. De pronto, te ves haciendo cosas que no son muy bien vistas por el resto, pero extrañamente te dan alivio. El infierno puede ser divertido si estás con el demonio correcto, ¿será? Ese lado oscuro está tan dentro de ti como el luminoso, es necesario para equilibrar nuestras emociones y también para poner en su lugar a los que buscan dañarnos sin razón. ¿Qué harías tú si terminas entre las llamas? ¿Cómo serían los signos en el infierno? Cada signo del zodiaco lo viviría a su modo: 

Aries  

Dicen que no cuenta como infierno, si te gusta como quema. Si Aries llega a pisar ese tenebroso sitio, que se preparen, porque no está dispuesto a tener el último lugar en la fila. Es un signo que nació para triunfar y si es bajo Tierra lo hará como los grandes. Ni siquiera intentes dominarlo, porque es quien le quita el trono al diablo sin titubear un poco. No está para seguir órdenes ni en este mundo ni en el que lo pongan. Aries es apasionado, arrebatado, impulsivo, no te tomes a juego lo que sale de su boca, porque nada es amenaza, si dice que hará algo, así será. No se anda por las ramas, siempre directo, siempre de frente y con los pantalones bien puestos para enfrentar las consecuencias. ¿Qué esperabas? 

Tauro 

Después de tantos infiernos no cualquier demonio quema a Tauro. Es un signo tan minucioso, que si termina en el lugar menos deseado, lo hará de la mejor manera. Ni creas que se quedará de brazos cruzados esperando que el otro haga lo que quiera con él. Al contrario, usará el sentido del humor crudo que lo caracteriza, para ganarse a ciertas almas de forma estratégica. El objetivo de Tauro es claro, quiere ser amigo del líder, quiere convertirse en su fiel compañero, para claramente disfrutar de los beneficios. Da igual si le toma mucho tiempo, la paciencia estará de su lado. Claro, su terquedad lo hará mantenerse al pie del cañón, sin importar las tantas veces que intenten derrumbarlo. Que no te engañe su rostro angelical, no sabes la locura que guarda su mente. 

Géminis 

Es así de simple, el loco pierde todo menos la razón, no dudes del intelecto de Géminis, porque es un maestro cuando se trata de colocar las piezas y conseguir un jaque mate. El infierno no le asusta a Géminis, ha vivido tantas malas experiencias que lo que mejor hace es defenderse. Odia que intenten verle la cara, que lo crean inferior para ocupar ciertos puestos. Así que, si termina en el infierno, no se irá solo, se llevará de la mano a su orgullo y valentía. Ahí es cuando destrona a cualquiera que intente dominarlo, no les dará el poder de hacerlo pedazos. Es un signo que no le teme a las tentaciones, que se ríe del peligro y que es tan cambiante, que antes de que intenten adiestrarlo, ya está enfocado en otra cosa. Géminis hace lo que quiere, cuando quiere y con quien quiere. Aquí o fuera de este mundo, no hay más. 

Cáncer 

Bueno, nunca está de más encontrarle el lado positivo a las cosas y vaya que si Cáncer un día pisa el infierno lo descubrirá. Porque si llega ahí será el alma que busque ángeles entre tanta maldad. Llegará un momento en el que se sienta tan en casa, porque claramente estará rodeado de un montón de emociones descontroladas. Esa parte en la que quieres, pero no puedes hacer algo distinto. Tal vez no sienta que pertenece a ese lugar, pero llegará a la conclusión que si está ahí es para algo y no piensa tirarse a llorar. Cáncer puede ser tan resiliente que se vuelve un pilar para muchos y cuando menos se da cuenta ya salvó a más de uno del infierno. Quién sabe, capaz y hasta termina enamorándose de un amor prohibido, de esos que te llenan y te vacían el alma al mismo tiempo. 

Leo 

Imagina que tú como Leo terminas entrando en el camino del infierno. Bueno, para empezar serías el pecado más bonito. Vamos, que la luminosidad de las llamas van a tener que competir con tu brillo, porque ese no se apaga aunque termines en Marte. Sin duda, lo que más te va a preocupar es lo bien que luces. Quieres impresionar, que se den cuenta que estás acostumbrado a lo bueno y que también ahí serás selectivo. Quizás tu lado impulsivo, rebelde y loco, se intensifique. Ahí sí es posible que tus fantasías tomen protagonismo, no hay quién te juzgue, nadie puede lanzar la primera piedra porque cada alma a tu lado carga un pecado. Así que, aprendes a jugar con fuego, de una manera tierna, pasional y hasta romántica. A ti Leo, no te para el fuego, lo abrazas. 

Virgo 

Si Virgo termina en el infierno no hay demonio que lo asuste. Su inteligencia es tan superior, que va a engañar a todos de una forma impresionante. De pronto, dejará que todos piensen que ya se adaptó, que es uno más y justo ahí será cuando se marche. Virgo no se conformará con un infierno, cuando hay un cielo esperando. En el fondo sabe que seguramente fue un error y como siempre no le queda más que solucionarlo, para que no se vuelva a repetir. Ya es suficiente con los infiernos que vive en vida, lidiar con el insomnio, con un montón de pensamientos locos, con la ansiedad a flor de piel, con un mal amor. No piensa seguir tolerando un calvario. Lo siento, pero Virgo con gusto le dará el lugar a alguien más. 

Libra 

Desde el primer instante que Libra ponga un pie en el infierno, sentirá urticaria de pies a cabeza. Quizás se haga como que no pasa nada, porque hasta en los peores momentos mantiene la frente en alto y la sofisticación por delante. Pero ese lugar lo único que hará es poner en riesgo su equilibrio, no puede lidiar con tanta injusticia y con las historias tan crueles de los de su alrededor. Libra es arte, no quiere conflictos, quiere paz y las llamas no se la darán nunca. Si se queda ahí es para convertirse en nada, prefiere ignorarlo todo hasta que sea su final. La balanza se hunde, se olvida y con ella se marcha lo único que queda de Libra. Es más que evidente que no pertenece a ese lugar y que su bondad va a incomodar a todos. 

Escorpio 

Las consecuencias de vivir la vida loca. En el momento que Escorpio siente lo caliente del mismo infierno, pasan por su mente un millón de fragmentos de lo que hizo en la Tierra. No, no creas que se arrepiente, porque hizo lo que quiso. Porque no se quedó callado, porque le cobró caro a quien le rompió el alma, porque se aferró a sus sueños sin importar quién interfirió en el camino. También ayudó de corazón, mostró su lado vulnerable y amó como si no hubiera un mañana. Si por eso terminó en llamas, ¡adelante! Enfrenta las consecuencias con valentía y sin miedo a ser señalado. Una vez en el infierno, Escorpio se vuelve temible, pero también protector de las almas débiles y ahí es cuando de ser nadie se convierte en el líder que tanto esperaban. 

Sagitario 

No puedes enviar a Sagitario al infierno y pretender que siga con su carita de ángel. Ese lugar te cambia, te sacude, hace que tu carácter se vuelva temible. Ahí es donde la maldad te abraza y hace que te olvides de tu esencia. Sagitario no pertenece ahí, porque sus enfados duran un par de minutos, porque deja que las cosas fluyan y no piensa desgastarse peleando con el otro. No quiere enemigos, quiere encontrar al grupo más pacífico de ahí, para sumergirse en su imaginación e ignorarlo todo. Si termina ahí es porque seguramente lo confundieron con otro signo, porque Sagitario no se ensucia, deja que el karma sea quien decida en todo. Es tan despreocupado que no se va a enganchar con lo malo. 

Capricornio 

Sí, el de carácter fuerte, el que no se deja dominar por nadie, el que trabaja muy duro, aunque eso sea sinónimo de alejarse de cosas que le gustan. Ese es Capricornio, el signo que tiene cara de pocos amigos y que cuando alguien lo lastima, si lo encuentra en sus 5 minutos de maldad puede ser muy cruel. Pero… de ahí a terminar en el infierno, es demasiado, realmente no es un lugar en el que se siente cómodo. Su orgullo es grande, pero no más grande que su corazón y eso puede ser lo único que lo puede salvar de tan terrible pena. Capricornio lo ve como una lección, no se va a tirar a llorar en un rincón, buscará la forma de reparar lo malo que hizo en vida, hasta que le den otra oportunidad de regresar a la Tierra y hacer las cosas de una mejor manera. 

Acuario 

Acuario no es malo, lo que pasa es que son muchas las veces en las que no tiene otra opción que actuar desde la herida. Ahí es cuando puede mostrarse frío, parece que no le importan tus emociones, pero la realidad es que no sabe lidiar con ellas. El infierno es el peor de los castigos, el que no merece un Acuario porque ya bastante complicado fue vivir en un mundo en el que las personas no entendían su forma de pensar, como para todavía encontrarse con tanto odio y rencor. El infierno es sinónimo de drama y eso es lo que no tolera. Acuario sólo quiere ser feliz, dejar que su alma rebelde haga de las suyas sin lastimar a nadie. En el fondo sabe que su espiritualidad es lo único que lo puede salvar y no la va a soltar. 

Piscis 

No importan las circunstancias en las que se encuentre Piscis, en lugar de tener miedo siempre va a tener fe. La verdad es que pisar el infierno es lo que menos espera, ¿no es suficiente con todas las preocupaciones que le da la Tierra? Para Piscis es tan angustiante terminar en un sitio así, porque su necesidad de ayudar y sacar la mejor versión de quienes lo rodean hace que experimente una carga tras otra. Así que, lo mejor que puede hacer es ignorar, va a fingir que no está en el infierno y que lo mismo mañana tiene la oportunidad de salir de ahí. Si lo tratas bien puedes tener a la persona más leal bajo las llamas, pero… si eres cruel, prepárate para su lado pasivo-agresivo. Piscis es tan astuto que hasta el mismo diablo debería esconder su punto débil, porque lo encontrará muy rápido.