Hay amores que guardas en lo más profundo de ti, en el latido desesperado de tu corazón, en la manera en que se te eriza la piel. Amores que te recorren cada cicatriz y aún así deciden quedarse a tu lado. Cada signo del zodiaco tiene una forma particular de envolverte, de llenarte de ganas de entregarlo todo. A veces, es su sonrisa, la manera en que besan, cómo te miran, cómo te cuidan, sus detalles. Y ahí es cuando se convierten en el sol de tus días y la Luna de tus noches. Seguramente ya vino un recuerdo a tu mente, de esos que basta con pensarlos un poco para volver a vivirlo todo. Así es cómo te deja sin habla cada signo: 

Aries 

Un corazón que tiene coraje, ambición, que no se equivoca cuando lo entrega todo. Aries no pierde, porque el que más ama, es el que gana. Tiene una manera arrebatada de robarte el aliento, porque te invita a romper con lo convencional. No es el clásico amor que guarda las apariencias, le da igual el qué dirán y lo único que quiere es llenarte de detalles. Esos detalles que ponen a prueba tus miedos. Te lleva a sitios que sólo imaginaste en tus sueños,  a los que te hacen temblar el cuerpo y el alma. Es un signo guerrero, te hace sentir especial y, sobre todo, amado. Seguirá tus pasos en las buenas y en las malas, justo cuando pienses que ya nadie te puede salvar, estará ahí para darte una mano. 

Tauro 

Tauro es el amor que pondrá a prueba tu paciencia, porque nadie le gana cuando quiere lograr algo, simplemente se enfoca y deja que su terquedad haga de las suyas. Lo mismo sucede cuando alguien le gusta, quiere darle el mundo entero. En el momento que Tauro encuentra una conexión genuina, el romance habla por él y lo único que quiere es hacer sentir muy especial a su pareja. Es quien da las sorpresas más bonitas, las que menos esperas y que incluyen algún detalle que le contaste hace tiempo y no lo olvidó. Tauro conoce el arte de la conquista a la perfección y no le da ni un poco de miedo usarla. Le gusta saber que consiente a su pareja con sus propias manos, así que si tiene que activar su lado creativo, lo hace. 

Géminis

Si hay alguien en este mundo que es muy complaciente, sin duda, estamos hablando de Géminis. En el momento que el amor toca a su puerta, es capaz de entregarlo todo, se deja llevar cual velero en el mar y lo único que quiere es robar sonrisas. Aunque parezca que siempre está en su mundo, es muy perceptivo y sabe lo que le agrada a su pareja. Lo que enamora de Géminis es la forma en la que te pone en primer lugar sin esfuerzo, no necesitas rogar su atención, porque todo el tiempo te deja claro lo importante que eres para él. Más que un amor, se convierte en un compañero de vida, en alguien que no te suelta pase lo que pase. 

Cáncer

Cáncer es el signo que te enseña el significado de incondicionalidad, cuando ama lo hace desde las entrañas y es capaz de defender a capa y espada lo que siente. Cáncer no se guarda nada, tal vez para algunos sea demasiado intenso, pero prefiere eso antes que fingir algo que vaya en contra de sus convicciones. Es un amor leal, emocional y muy dulce. Estar en sus brazos es sinónimo de romanticismo, de una nueva oportunidad, de entregarte como si no hubiera un mañana. Es una conquista constante que te sana el alma y basta que te clave esa mirada adorable para que te deje sin habla. 

Leo 

Hay quienes juzgan a Leo por su seguridad, porque no le tiemblan las manos cuando se trata de aplaudir sus propios logros. Dicen que es narcisismo, porque no tienen idea de lo mucho que le costó asimilar su valor. Las tantas noches en las que se sintió nada, en las que buscaba desesperado un poco de cariño y la manera de salvar su autoestima, pero nadie lo ayudó. Ahora tiene la valentía de limpiarse las lágrimas y seguir adelante. Ahora es capaz de amar con un montón de luz. Aquél que no ha probado los besos suaves, apasionados y genuinos de un Leo, no ha conocido lo bonito del mundo. Porque son de esos en los que sientes que el corazón se te va a salir. 

Virgo 

Virgo es sinónimo de practicidad, de esfuerzo, de relaciones serias. No se anda con juegos cuando el corazón está de por medio. Se queda con aquél amante que no sólo le llene de adrenalina la vida, también que esté dispuesto a crear un proyecto a largo plazo. Alguien a quien no le asuste el compromiso y tenga la valentía de enamorarse todos los días. Virgo te deja sin habla por su forma de ver la vida, porque tiene bondad en el alma, pero es muy selectivo a la hora de mostrarla. Pone límites, no cualquiera tiene el privilegio de entrar a su mundo. Su amor es a primera vista, te envuelve con la mirada, porque hace poesía en el viento mientras te recorre de pies a cabeza. 

Libra

Libra tiene una forma muy peculiar de engancharte y ni siquiera lo hace con esa intención. Llega a tu vida sigilosamente, poco a poco se vuelve parte de tus días y cuando menos piensas ya le estás contando tu vida entera. Te da la confianza de ser simplemente tú, de que le compartas todo lo que te agobia, lo que te hace llorar, lo que te llena de rabia y también la razón por la que sueltas un par de carcajadas. Libra es amor por el lado que lo veas y es por ello que la forma en que une su mirada con la tuya no miente. Está llena de gentileza, de generosidad, de justicia. Libra cuando se enamora, te deja claro que pondrá la lealtad por delante sin importar nada más y ahí es cuando te deja sin habla. 

Escorpio 

Dicen que un buen corazón, es la mejor religión. Escorpio sabe perfectamente de lo que estoy hablando, porque detrás de toda esa oscuridad que la gente ha creado a su alrededor, se esconde un ser excepcional, el que es más de sacudirte la vida en un abrir y cerrar de ojos. Escorpio es valentía, amor, sencillez, es quien no pone trabas y se muestra tal y como es. Te deja sin habla porque te devuelve la esperanza, te demuestra que el amor sincero existe y que cuando ambos deciden tener algo bonito y sano, no hay nada que se pueda interponer en su felicidad. Escorpio te enamora intensamente y te hace sentir de todo con sólo tenerlo a unos cuantos centímetros. 

Sagitario 

En el momento que Sagitario te invita a sus días, es como sumergirte en un viaje en el que vas a vivir todas las aventuras del mundo. La manera en la que ama es tan arrasadora, que no te deja ni un momento para respirar. Pero cada instante lo valoras, lo vas guardando en un rinconcito de tu corazón intocable. Porque es uno de esos amores que te enseña lo bonito que es amar desde la libertad, sin una sola atadura, estás porque quieres, no por obligación. Sagitario te confronta, hace que te preguntes si tienes lo que realmente te hace feliz y si no es así, te invita a que te atrevas, a que no temas, porque estará ahí para darte el valor que necesitas. 

Capricornio 

Capricornio, es ese amor que te asegura que si un día pierdes el rumbo, estará ahí para acompañarte y encontrarlo de nuevo. Es de los que se entrega de verdad, porque desde el primer momento te habla de sus intenciones. Tal vez para algunos sea demasiado tradicional, pero necesita saber cuál es el rumbo de la relación, a dónde quieren llegar. No se siente cómodo con los amores de paso, la incertidumbre no es lo suyo. Eso de las altas y bajas ya quedó en el pasado desde hace mucho tiempo, no piensa desgastarse por algo así. Cuando Capricornio ama se le nota en el empeño que pone a cada detalle, quiere hacerte sentir único en todo el mundo. 

Acuario 

Acuario es el amor que llega a tu vida como la humedad, ni siquiera te das cuenta cuando ya es parte de ti, cuando se apodera de tus pensamientos y lo único que quieres es gritarle al mundo lo mucho que te agita el alma. Es el amor que te deja sin habla por la manera en que te susurra sin previo aviso, por el calor que hay en sus caricias y lo suave que te besa. Acuario es amor, es entrega, es quien no te exige, pero cada vez te dan más ganas de compartirlo todo a su lado. Es reservado, tal vez no siempre tiene las palabras que quieres escuchar, pero lo que dice es real, no tiene intención de lastimarte, sólo que ama de una forma distinta. 

Piscis 

Piscis no te suelta desde el primer instante. No es que te empalague, tiene una forma muy dulce de cautivarte, porque conecta con tus emociones mucho antes de ponerte un dedo encima. Es quien busca un amor más allá de lo físico, quiere esa sensación en la que las dos almas deciden unirse y tenerlo todo. Te deja sin habla porque te enseña el lado bonito de la vida, en donde todo es posible, en donde esos sueños locos que te pasaban por la mente y nadie escuchaba ahora tienen una voz fuerte. Piscis te repara y ni siquiera se da cuenta, te recuerda tu valor y lo mucho que puedes brillar. Sin embargo, son sus besos los que te dejan tatuajes en cada rincón de la piel. Nunca volverás a sentir un aliento tan suave.