A grandes rasgos, Tauro y Leo pueden tener en común algunos valores, el menos aparentemente, como por ejemplo, la lealtad, o el romanticismo o incluso los celos y la posesión. A los dos les encanta la buena vida. Comer y dormir bien, ir a sitios a los que nadie va, el lujo y la vida con comodidad. Es más, muchas de las peleas que pueden tener al final terminan con algún plan de este tipo. Pero, a pesar de que ambos saben complacer al otro y entender sus necesidades, tienen momentos en los que no se aguantan. Esta es la compatibilidad Tauro y Leo.

A Leo le encanta ser admirado, que le digan que es el mejor, sentirse querido y que haya demostraciones constantemente. Y sí, puede ser súper teatrero y dramático con todo. Y Tauro no aguanta el dramatismo del león y Leo no aguanta la calma terráquea de Tauro. Leo quiere ser en casi todo momento un centro de atención constante y a menudo el Toro se abruma bastante con esta actitud.

Cuando se atraen es porque realmente ven las cosas desde diferentes puntos de vista. Leo es imaginativo, intuitivo, expresivo y extrovertido y a Tauro no le agrada tanto llamar la atención. Pero, a uno le gusta y le hace gracia la visión del mundo del otro. Leo puede dar a Tauro motivación extra en un sinfín de cosas y Tauro puede “pararle” un poco los pies cuando se descontrola.

El problema es que muchas veces ninguno de los dos tolera la idea de tener que hacer cambios en su vida y ahí, es cuando realmente vienen los problemas. Son orgullosos, autoritarios, posesivos y rígidos en sus opiniones. Pero a la vez, pueden aprender a reírse de si mismos y a dejar de lado los problemas, al menos por unos momentos.

Leo deseará tener el mando de todas las cosas, y el Toro jamás soportará que nadie le diga por dónde tienen que ir o qué es lo que debe hacer. Es muy complicado que alguno de los dos termine dando su brazo a torcer.

La compatibilidad Tauro y Leo es una combinación difícil y sólo se logrará si ambos asumen sus diferencias y ceden por el otro, apartando la competición y la lucha de sus vidas. Lo mejor entre estos signos son sin duda esos momentos de amor y lujo que tienen, la pasión, los viajes y el darse a la buena vida sin límites (a veces Tauro mira un poco más el dinero malgastado de Leo). Lo peor, es ese mutuo afán de protagonismo, el orgullo y la terquedad.

2020-11-09T16:05:29+02:00