Tauro puede ser una gran ayuda para Piscis para que éste, al final, obtenga las experiencias de vida más rápidamente. Tauro es un signo de tierra y es evidente que no le gusta equivocarse más de dos veces y que intenta siempre pisar sobre seguro. El problema es que el pececito es todo lo contrario, no necesita pisar sobre seguro, no es tan terrenal. Si lo siente lo hace y no se para a pensar si está bien o mal. En la vida de Piscis, equivocarse es algo natural, algo que se arregla, algo de lo que hay que aprender. Sin embargo, para Tauro, una equivocación es algo grave, es una decepción, puede incluso llegar a ser un fracaso. Claro que es algo de lo que aprenderá pero se lo tomará siempre mucho más en serio que el pez. Esta es la compatibilidad Piscis y Tauro:

Tauro a veces cree que Piscis vive en una nube, y claro que lleva razón. Pero también hay que entender que es su manera de enfrascarse en su mundo, su manera de auto protegerse de las cosas que le hacen daño. Tauro no entiende por qué no enfrenta las cosas cuando vienen. Y es que Piscis necesita su tiempo para hacerlo. Su tiempo, su espacio, y su momento, y eso hay que respetarlo.

Piscis a su vez puede creer que Tauro es peligroso, que pisotea lo que sea por lograr su objetivo, que se toma la vida demasiado en serio. Tiene todo tan claro que incluso asusta. Sabe por donde camina con una seguridad que puede poner nervioso y tranquilizar a la vez. Puede que quizás no tengan los mismos objetivos, puede que quizás no tengan la misma visión de la vida. Pero a la vez, se pueden llegar a complementar muy bien si se lo proponen, pero deben dejar las diferencias de lado y no centrarse en quien lleva razón o quién no. En realidad luchan por lo mismo sólo que tienen caminos diferentes maneras de alcanzarlo.

Tauro tiene una especial afinidad con los signos de agua, como ocurre con Escorpio o Cáncer, y Piscis, no iba a ser menos. Por eso, la compatibilidad Piscis y Tauro puede funcionar… Si saben cómo…

Piscis es sensible y emotivo, y Tauro, muy en el fondo también, así que ambos son capaces de entenderse a la perfección en muchos aspectos de su vida. También hay algo que puede estresar al toro y es la falta de seguridad y la indecisión de Piscis. A éste último hay que elevarlo, levantarlo, apoyarlo e intentar que no se hunda. Porque es muy frágil psicológicamente y Tauro sabe cómo hacerlo. Sabe cómo sacar la fuerza que tiene dentro. Pero también puede perder los papeles con el pez, aunque no sea muy a menudo porque intenta controlarse.

Si Tauro descubre infidelidad, muchas indecisiones o la falta de sentido práctico por parte del pez, quizás se marche y no vuelva más. Y, si Piscis descubre el poco romanticismo de Tauro, el excesivo realismo o su extremismo innato, quizás empiece a pensar que no es el indicado y puede salir a buscar cosas fuera que no tiene en «casa».

El toro sólo pedirá la fidelidad al pez, y si el pez es capaz de dársela y realmente hay compromiso por su parte, Tauro lo seguirá hasta el fin. Y Piscis pedirá que Tauro sea un poco más soñador, que deje su realismo radical e intente ser más libre como él.

Aunque Tauro quiera que el pez vea la “realidad” de la vida, en el fondo, también agradece que tenga ese espíritu soñador porque es a veces, el complemento que le falta para ser feliz… Y aunque Piscis no quiera dejar de soñar nunca, también necesita de vez en cuando ese freno que le hace bajar a la tierra alguna vez. Sobre todo para que la caída después, no sea tan dura… Quizás a veces se lleven mucho mejor como amigos que como pareja, todo dependerá del equilibrio que los dos pacten. En esta pareja no puede haber ganadores, deben ser simplemente complementarios, el uno del otro…

2020-10-26T12:52:42+02:00