La relación de Virgo y Capricornio es una buena combinación a priori, son signos con un elemento común: la tierra. Y la tierra es estable, es segura, es realista y sabe lo que quiere. Los dos signos tienen una visión práctica de la vida, y nunca mejor dicho, tienen los pies en la tierra. La formalidad y el respeto son la base de esta relación. Ambos signos sienten la necesidad de obtener el reconocimiento de familiares y amigos y esto lo consiguen poniendo el sentido común como eje central de sus vidas.

Virgo aportará a Capricornio el toque fresco y vivaz que necesita la pareja y Capricornio le dará la confianza a Virgo para realizar lo que desea. Por otro lado, Capricornio y Virgo son una buena unión ya que ambos son trabajadores y se esfuerzan duro para conseguir sus metas. Juntos pueden alcanzar cualquier objetivo que se propongan. Esta pareja está orientada a la consecución de los bienes materiales. Vamos, que en realidad, si ambos se unen pueden conseguir casi lo que quieran.

La unión será fuerte desde el principio pero irá fortaleciéndose aún más con el paso del tiempo. A medida que vayan descubriendo las cualidades ocultas del otro. Esta pareja tiene que tener cuidado para evitar la monotonía a la que la frialdad de sus caracteres les puede llevar, deberán dejarse llevar más y pensar menos.

No abrirán del todo sus emociones. Ni uno ni otro. Pero Virgo, será quien primero lo haga, y si no, le dará la confianza a Capri para que se lance. Sea como sea, ambos se dan muchísima seguridad y eso es un punto muy a su favor.

Las relaciones bajo las sábanas de Virgo y Capricornio serán muy satisfactorias para los dos. Tienen unos gustos similares y saben cómo acertar. Capricornio será para Virgo protector y cariñoso, y Virgo se dejará querer.

Para mucha gente, viendo esta relación desde fuera, son personas frías, sosas e incluso aburridas. Pero quizás lo que ellos defienden es precisamente tener una relación sana. Y mejor “aburrida” y sana, que “divertida” pero tóxica.

Lo mejor entre estos dos signos es sin duda la estabilidad y el hecho de que, aunque por separado les sea complicado, juntos, saben disfrutar del momento. Lo peor, la falta de comunicación a menudo. Dan por hecho todo. Y no todo está hecho.

2020-11-18T16:42:08+02:00