Lo tuyo no es cabezonería Virgo ¿o sí? Que quieras tener siempre la razón en todo lo que digas y que no dejes ni un solo margen de error en las decisiones que tomas es algo que viene contigo de serie Virgo y no se puede cambiar ¿verdad? Efectivamente, cambiar no es ni será una opción para ti, pero sí que deberías de suavizarlo o al menos hacer un esfuerzo y salirte de tu zona de confort Virgo.

Has pasado mucho tiempo con una aparente tranquilidad que al final no te la has llegado ni a creer ni tu, porque sabes muy bien que tras ella has tenido muchos momentos de agobio máximo, de estrés, de rayadas mentales por no saber que hacer.

Hablar o no hablar, contarlo todo, callarte, decir lo que realmente sientes o seguir siendo al persona más entera y perfecta del planeta que no se permite ni un fallo… Basta Virgo, basta ya de ponerte entre la espada y la pared, nadie pone en duda que eres de otro planeta cuando se trata de aguantar y resistir, pero necesitas un descanso Virgo y el poder hablar y expresarte con total confianza con alguien. Hasta los más fuerte tiene derecho a su siesta, tienes que dejar salir absolutamente todo lo que guardas en tu interior, porque después de ello vas a sentir que flotas, que levitas de la felicidad…

El consejo que necesitas escuchar ahora mismo es este Virgo: “ama a las pequeñas imperfecciones que nacen cuando tratas de ser feliz. Si lo haces, serán perfectas”.