Ya sabemos que Leo posee un gran corazón, como es noble y justo tiende siempre a observar el comportamiento y la actitud de los demás, por eso, si eres una persona que aprecias o quieres acercarte a alguien de este signo debes saber las cosas que Leo no soporta. ¡Fíjate bien!

LA FALTA DE AMABILIDAD

A ver… por favor, ¿qué cuesta desear los buenos días? ¿y dar las gracias? No, no es que pretendan encontrarse a cada instante con una “Happy Day” por la vida, pero leo tiene esto muy en cuenta. Le horroriza la gente que se comporta de forma bestial, los que no miran a la cara con una sonrisa mientras devuelven el cambio, el vecino del cuarto que no es capaz de sostener la puerta del ascensor a ese anciano al que debemos el mínimo de los respetos… Ellos tienen claro que no toleran este tipo de comportamientos, y se los cobrará en cuanto pueda a quién tenga el descaro de tratar así a alguien o a él mismo.

MENOSPRECIOS

Pero bueno… ¿quién se cree ese estúpido qué es? Oye, qué tu sangre tiene el mismo color que la mía ¡eh! A Leo le sacan de las casillas los menosprecios, tanto sea dirigido a ellos como si van dirigidos a cualquier otra persona, le es totalmente inaceptable. Pese a esa altanería que los define y aunque pueda parecer contradictorio, este signo respeta y cree firmemente en la igualdad de derechos. Cuando observa desprecio, abusos, humillación, burla o indiferencia injustificable nuestro amigo Leo entra en cólera y no deja a títere con cabeza. Vociferará con su dedo alzado y reclamará a quien corresponda, qué le digan de qué presumen y en León les dirá de lo que carecen. Aunque parezcan fieros, estirados y egocéntricos, los nacidos bajo el signo Leo son justicieros, tolerantes y comprensivos ¡Qué bonitos estos gatitos!

LAS CRÍTICAS

¡Já, hasta aquí podíamos llegar! Qué cada camellito se mire su joroba porque no poco aburrida debe ser su vida… Si hay una cosa que Leo no soporta es que alguien se atreva a juzgar u a opinar sobre su vida o sobre la de una persona muy querida para él o ella. Cuando esto sucede el León envía categóricamente a hacer puñetas a cualquiera que vaya a cuchichear de la vida o acciones de un amigo, compañero, vecino, hermano etc. Considera una pérdida de tiempo estar contemplando esas memeces que le importan un rábano, y pobre del que se atreva a tener la osadía de criticar en sus narices algo que vaya en relación con su vida. Hombre, todo hay que decirlo… si esa persona tiene la sutileza de usar las palabras mágicas para que le suene a recomendación o consejo, le mirará de reojo para asegurarse que lo hace con la mejor de las intenciones. Ahora bien, pobre de esa persona si Leo tuviera la menor de las dudas, porque si es así entonces le apartará de su vida disimuladamente hasta que esa relación sólo quede en saludos, ¡y si es que queda en algo!

CONTROL Y MANIPULACIÓN

Qué… ¿qué a mí me vas a controlar tú? Todavía no ha nacido quien pueda controlar a Leo, es más cuando nota que alguien pretende hacerlo toma el mando de la situación y se pone en su sitio. Este leoncito revolucionario no permitirá que nadie le gobierne la vida, pero cabe decir que esos humos se quedan en nada si viene algún listo/a que le pille sus puntitos débiles, mientras tanto correrá con suerte la persona que se atreva, mientras que en León no despierte… puede ser que se convierta en un gatito sumiso que acceda a todos los deseos del otro, pero ¡cuidado! Más le vale a esa persona que responda de manera equitativa y cubriendo los deseos y caprichos de Leo o de lo contrario, les garantizamos que una vez viradas las cartas boca arriba lo atrapará en sus redes y ahí sí que sabrá esa persona lo que significa la palabra marioneta… ¡Qué tiemble!

HASTÍO Y NEGATIVIDAD

Qué somos ¿leones o huevones? ¿Hastío? ¡Nunca! ¿Negatividad? ¡Jamás! Hay que ser como el Ave Fénix, resurgiendo siempre de las cenizas… Sí, por supuesto que estos leoninos también tienen sus etapas de sufrimiento y trabas en la vida que dañan su corazoncito, pero no sabemos cómo lo hacen que con la misma que están hechos unos piltrafas, acto seguido pareciera que le hubieran puesto un cohete en el trasero… levantándose con tal fuerte ímpetu que a veces incluso asusta. Son tan positivos que con su fe consiguen todo lo que se proponen y por lo tanto cualquier persona que no les transmita una inyección de energía positiva sobra en la vida de Leo. Quien solo le aporte quejas y lamentaciones, apatía y aburrimiento hará que salga por patas a darse un buen baño en la playa o en el río para quitarse las malas energías. ¡Así de simple!

FALTA DE TRANSPARENCIA

Como agua de manantial deben ser las personas que rodean al Señor o la Señora de Leo, o por lo menos los que ellos aprecian y quieren. Odian textualmente cualquier ser vivo con falta de transparencia… ¿por qué? Les diré, este signo del zodiaco es uno de los más sinceros, directos y honestos que puedas conocer y sin lugar a dudas a ellos sólo los tendrás como amigo o pareja si le respondes de la misma manera. Si el León se da cuenta de una sola mentira, juego sucio, falsedad, interés o traición “See You Never” o lo que es lo mismo “Hasta Nunca” … o como decían nuestros abuelos ¡Entierro y funeral!, y es que no lo pueden evitar, aunque lo intenten. Leo hace un cierre automático en su corazoncito y en su mente… porque perdonar le haría estar desconfiando constantemente hasta el límite de volverse algo paranoico, analizando cada gesto, actitud y comentario que reciba de la persona que le ha fallado. En definitiva, con Leo mejor ser agua en lugar de lodo…

LA GENTE SIN SENTIDO DEL HUMOR

Pero bueno… ¡menuda planta este! ¡Es que es más aburrido que ordenar una casa sin música! Y es que ellos son así, al mal tiempo buena cara, les encanta rodearse de gente positiva, la gente sin sentido del humor les repatea. Leo tiene claro que ya bastante complicada es la vida por sí sola como para que encima nos comportemos de forma sombría. Viven con una eterna sonrisa incluso en sus peores momentos, entonces ¿cómo va a soportar a gente seria y aburrida? ¡No hay excusa! Igualmente, como su enorme corazón en ocasiones no le permite sacar a alguien de su vida así como así, Leo no pone reparo en dar una oportunidad a este tipo de personas. Quieren comprobar si es que poseen un “punto” que todavía no han pillado o si simplemente son así. Una vez comprobado sino hay remedio dirá… ¡bueno chaval ya nos veremos! Y el chaval se encontrará todavía esperando mientras ese León cascabelero andará sabe Dios dónde bufoneando por otros derroteros… ¡si es que son lo más!

LA IRONÍA

No me gusta la ironía ¿queda claro? ¡A mí que me digan las cositas claritas y de buenas maneras! Esta es la actitud de Leo cuando alguien lo trata con ironía o intenta tomarle el pelo. Vaya con nuestro Leoncito, es un poco haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago. Son los reyes de la ironía, sin embargo, si hay una cosa que Leo no soporta es que la usen con ellos. Si se dirigen a este signo con buenas formas, siendo agradable, respetuoso o simpático todo Okey, responderán de la misma manera, pero si no es así después de lo comentado en los puntos anteriores creo que no hace falta decir cómo actuarán ¿no? Estos cabecitas peludas no son vengativos, pero lo que si es cierto es que de una manera u otra estarán al acecho para ridiculizar y callar a quién se atrevió a ser irónico y desagradable con el León. ¡Se convierte en una fiera indomable!