CUANDO ARIES SE CONVIERTE EN UNA PERSONA TÓXICA

A veces, aunque no quieras verlo o te cueste reconocerlo, también has sido una persona tóxica Aries. Eres una persona extremadamente leal a los tuyos, alguien que cuida de sus amigos, de su pareja, de su familia. Alguien que sería capaz de matar si alguna persona les hiciera daño. Pero a veces también te puede la impulsividad y te pierden las formas.

Cuando ves que la gente que te importa se aleja de ti, te sale ese instinto de querer recuperarlo incluso cuando la otra persona te pide espacio o tiempo.

Y tú, te sientes peor que nunca Aries, porque, aunque sepas que está en su derecho, no puedes evitar ir detrás, agobiando a menudo, estresando, queriendo a toda costa que hagan lo que quieres. Es complicado, incluso para ti. De hecho, tratas de autocontrolarte y de no perder las formas y los papeles pero cuanto más se alejan de ti, más las pierdes. Lo pasas mal Aries. Muy mal.

Vuelves a la carga constantemente, escribes whatsapp, haces mil llamadas, no puedes creer que las cosas cambien de forma tan radical de la noche a la mañana Aries. Y de repente, te ves descalificando, incluso insultando, echando en cara y sacando lo peor de ti con personas a las que seguramente amas… Es complicado lidiar con tu temperamento, está claro, pero el tiempo es el que al final te acaba dando la razón. Ladras mucho pero muerdes poco. Eres buena persona, sólo es tu pronto el que a veces falla y hace daño…