Puedes ser insensible y a veces tu boca pierde el norte, las cosas como son, eres incapaz de cerrar el pico incluso cuando sabes que debes hacerlo.

Cuando te enfadas sacas una parte un poco oscura Aries, una parte que incluso te da un poco de vergüenza que los demás vean, pero te da vergüenza después, cuando ya has soltado lo peor de lo peor. Si te llevan al extremo te defiendes, pero siempre de forma violenta, si hay que insultar se insulta, si hay que romper cosas se rompen, y no te das cuenta en el momento pero eso es lo que quieren los demás, llevarte a ese límite y que al final quedes tú como loco.

Puedes tener rencores pasados y a veces, cuando no te has curado del todo desentierras esos conflictos y otra vez vuelves a la carga.

No es que te pases la vida pensando en ello pero en cuanto ves o sientes algo que te recuerdas te viene todo de nuevo a la mente y zas, sueltas lo que sientes. Sabes que muchas cosas no son sanas para ti, sabes que puedes hacerte mucho daño a ti mismo pero eres como eres, y podrán tacharte de muchas cosas pero no de falso, así que, prefieres decir verdades como puños aunque quizás no las digas con el tacto adecuado que ser alguien sin valores, sin carácter, alguien manipulable, alguien sin genio, alguien sin sangre. Harás lo que sientas siempre, aunque te metas en problemas, aunque te duela, aunque el mundo no lo entienda.