CUANDO GÉMINIS SE CONVIERTE EN UNA PERSONA TÓXICA

A menudo, piensas demasiado, le das muchas vueltas a todo y te quedas trabado en un mismo lugar Géminis, en un mismo sitio. Hasta tú mismo en muchas ocasiones has podido reconocer que eres una persona tóxica pero cuidado, siempre viene dado por algún comportamiento de los demás. A ti eso no te sale solo, sin más.

Y te vuelves tóxico cuando tocan tu orgullo, cuando te mienten, cuando te engañan, cuando te traicionan.

Y no paras de darle vuelta una y otra vez a lo mismo Géminis, como si estuvieras en un bucle, como si tuvieras de alguna manera que vengarte. A pesar de que sabes que podrías darte media vuelta y largarte de ahí, te cuesta muchísimo. Porque por otro lado, sientes una necesidad increíble de devolver lo mismo. Una especie de ojo por ojo. Sólo el tiempo es el que al final suaviza las cosas… El que te hace alejarte de lo que no te hace bien. Porque ser una persona tóxica no te hace bien Géminis, ni a ti, ni al resto.

Tienes esa fama real de que por las malas eres una persona a la que mejor no enfrentarse. Y no porque hagas algo en el momento, si no porque tu las venganzas las vas cocinando a fuego lento. Quizás sea para lo único que tienes paciencia. Toda la del mundo…

No siempre eres así Géminis, pero reconoce que cuando quieres ser una persona tóxica la vida de los demás puede estar arruinada…

2018-04-19T12:47:21+00:00