Cuando le eres infiel a Virgo, todo tu mundo cambia, todo tu mundo pierde calidad. Cuando estás a su lado todo es distinto. Virgo es un fiel amante de la perfección y se esforzará todo lo que pueda para que la relación funcione lo mejor posible. Nunca va a permitir una traición, ni de su parte ni de la tuya. Y por eso, cuando se entera de que hay infidelidad de por medio, hará todo lo posible para que te sientes totalmente perdido. Cuando descubre que has sido así de cruel y de que no tienes ningún tipo de empatía por los demás, Virgo coge sus cosas y se va. Se va para no volver nunca más.

Se arrepentirá durante toda su vida de haber malgastado su valioso tiempo confiando y estando con alguien como tú.

Se arrepiente de haber dejado entrar a su corazón a una persona que tiene 0 respeto y 0 educación por los demás. Como Virgo no es así, no entiende que te lleva a ti a serlo.

Pero Virgo sólo se cree lo que ve con sus propios ojos. Y para ello, es capaz de sacar su lado más analítico y convertirse casi en un detective privado. Por muy dolido que esté, Virgo necesita ver si son ciertas tus palabras. Inspeccionará todo al mínimo detalle, analizará todas las señales, todos los mensajes, todos los movimientos. Le dará mil vueltas a su mente hasta que vea con sus ojitos toda la movida. La mente de Virgo hasta que no tenga todos los detalles no parará. Y prefiere descubrirlos por sí mismo antes que volver a fiarse de tus palabras.

Si hace falta, es capaz de llamar a la tercera persona y someterla a un juego mental para descubrir si es verdad o no. Y sí, Virgo podría perfectamente intentar olvidarlo y pasar página, pero no se quedará a gusto hasta que no sepa todos los detalles. Antes de cerrar el libro, Virgo tiene que saber exactamente qué fue lo que pasó. Y no, no te va a perdonar porque no quiere volver a malgastar otra oportunidad, porque no quiere volver a poner en peligro su corazón. Antes de serle infiel a Virgo, piénsatelo dos veces…